Local

Destapan más casos en zonas de tolerancia

Trabajadoras sexuales, denunciaron que varias adolescentes han sido víctimas

Alejandra Sánchez/El Diario

sábado, 14 enero 2023 | 12:25

Chihuahua, Chih.- Miedo… eso es lo que sienten las mujeres sexoservidoras que trabajan en la zona de tolerancia; lugar en el que día con día ellas ofrecen sus servicios y quienes desde hace más de seis meses han visto como adolescentes de alrededor de 14 años, han sido víctimas de trata en las calles 12 y Juárez, justo a unas cuantas cuadras del Tribunal Superior de Justicia.

Una de las trabajadoras sexuales quien por temor prefirió omitir su nombre y a quien llamaremos bajo el seudónimo de “Marcela”, explicó en entrevista para El Diario de Chihuahua que el trabajo sexual es eso, -trabajo sexual- y que no se refiere al delito de trata pero que lamentablemente, en muchas ocasiones a estos sitios se acercan personas que andan metidos en las drogas, comienzan a frecuentar a las trabajadores sexuales para conocer el negocio y posteriormente captar a joven citas de colonias vulnerables a quienes terminan enganchándolas por medio de las drogas y del enamoramiento.

“Estas mujeres (principalmente menores de edad), son captadas desde sus colonias; las sumergen en el mundo de las drogas, las hacen adictas para que luego sean ellas quienes provean de dinero y de drogas a estos malditos quienes luego las comienzan a prostituir. Las hacen que roben, que empiecen a delinquir y las hacen víctimas de tanta violencia”.

Marcela dijo que incluso hay evidencia –videosen donde las trabajadoras sexuales les piden a jovencitas de 14 años que se retiren de ese lugar y quienes se niegan a hacerlo ya que las adolescentes dicen que están trabando. Sin embargo, estas son menores de edad y por supuesto, lo hacen sin ninguna regulación.

“Las autoridades no pueden hacerse de la vista gorda. Esto es algo que ya estaba pasando; una cosa es que la policía de rondines y otra es que se paren y verifiquen que todo esté en orden, ellos ya más o menos ubican a las mujeres que trabajan en ese lugar y bueno, si ven a dos jovencitas que no están diariamente en esta zona; pues a ellos debería de narcerles la suspicacia. Como autoridad nada les cuesta preguntarles a las chavas que ya tienen muchos años aquí quienes son esas niñas y hacer una investigación, pero no lo hacen porque son indoloros y porque -se tiene que decir-, existe el miedo a los grupos delictivos del crimen organizado; esa es la realidad que vivimos y es la realidad que existe en el trabajo sexual también”.

En ese mismo sentido, Marcela dio a conocer que entre ellas mismas promueven el autocuidado y que incluso tienen sus propias reglas internas.

“Nosotrashemos trabajado mucho en este tema, y lo hemos trabajado justo porque nosotras mismas hemos tenido muchos altercados, porque incluso, han señalado que nosotras somos las tratantes que porque nosotras no dejábamos que otras personas se pararan ahí; pero en realidad lo hacíamos porque había mujeres trans que ellas hacían robos en la Tecnológico, les robaban a los clientes, se quitaban la barra de allá y luego venían a robar acá y por eso, terminaron asesinando a una Briana y a una Luz Clara por que el fulano no buscaba quien se lo chingaba sino quien se las iba a pagar”. Por lo anterior, Marcela explicó que ellas cuentan con reglas entre ellas.

"Nosotras tenemos prohibido andar ofreciendo servicios drogadas y tomadas, tenemos prohibido robar a los clientes y andar peleándonos por que esto es trabajo sexual y como cualquier trabajo, se debe de respetar". Aunque las mismas trabajadoras saben que hay niñas y las corren no denuncian por que las amenazan de muerte.

En torno a lo que se manejó en algunos medios de comunicación, Marcela señaló que, sacar información de ese tipo tan a la ligera es de lo más peligroso. "Lo más seguro es que si había jovencitas retenidas a la fuerza al momento de sacar la información, lo más seguro es que ya fueron removidas o quien te dice que ya hasta las mataron; hasta donde llega la insensibiliza ció ns in saber lasco notaciones. nosotras nunca vamos a saber si seremos las últimas víctimas por que siempre nos van a callar y si se le cuestión a la Fiscalía, esta debió de ir inmediatamente para que no se les fueran".

Según el testimonio de esta trabajadora sexual, "Doña Socorro" y su hijo, dueños de la casa de Huéspedes Socorritos son los encargados de mover a las niñas.