Local

Doña María reza para que no llueva

En medio de la pobreza una lluvia fuerte podría colapsar el techo de su casa

Efrén Guzmán De la Rosa / El Diario
Efrén Guzmán De la Rosa / El Diario

Efrén Guzmán De la Rosa / El Diario

martes, 15 junio 2021 | 11:56

Chihuahua.- Es mediados de junio y la temperatura alcanza los 40 grados centígrados en Chihuahua capital. La ironía está en que mientras miles claman porque llueva, otros, como Doña María, rezan porque eso no suceda.

“Tengo miedo de que se me caiga la casa”,dice Doña María de La Paz Valverde al tiempo que mira al techo de su casa y apunta a una parte remojada en la que se asoman unas varillas oxidadas.

“Cuándo llueve se mete el agua y se escurre por toda la casa y tengo miedo de qué se caiga”, refiere con un reflejo de tristeza y preocupación y ruega porque alguien la escuche y le puedan ayudar a arreglar su techo.

A simple vista se aprecia en las paredes líneas que corren de arriba hacia abajo. Es el rastro que deja el agua cuando llueve.

Algunos polines muestran ya el paso del tiempo y del agua, y empiezan a ceder con señales de estar dañados. 

A sus más de 80 años, y con su casa dañada, para ella es difícil pensar en sequía, en las presas vacías y la escasez de alimentos por la falta de lluvia y su única plegaria es: que no llueva.

“Doña María”, como es conocida en el barrio, tiene síntomas inequívocos de Parkinson, aunque dice que no se lo han diagosticado.

No se le entiende lo que habla, y su cuerpo se bambolea de un lado a otro sin control. Su edad, según su hijo Ramiro, es de 79 años; según ella es de 82, aunque aparenta muchos más, quizá por sus enfermedades.

Junto con ella, vive su hija, 'Guille', de 51 años y quien tiene el comportamiento de una niña. Ella es la traductora de “Doña María”, cuando no se entiende lo que habla, Guille sale al quite y la traduce.

Con ellas vive otro hijo, Ramiro, quien tiene 58 años y sufre de convulsiones epilépticas desde los dos años. Ellos tres conforman la familia. Ahora su problema, es que tienen miedo de que se les caiga su casa y no saben a quién recurrir.

Ellos viven en la calle 5 de Mayo número 106 letra A, casi en su cruce con la Pino Suárez en la colonia Villa Juárez. Su teléfono es el 614 435 11 57.

Doña María voltea a ver a su techo y dice bajito, casi con vergüenza, “con lo que pueda me puedan ayudar, por favor”.

Que ella sepa, no recieben apoyo de nadie y sobreviven con su pensión del Seguro Social, “pero no alcanza”, dice, “a fin de mes ya debemos todo en la tienda en la que nos fían”.

También vive preocupada por el pago de la luz y del agua. El mes pasado le llegó mucho de agua, pero fue a reclamar y la apoyaron.

Otro problema, es que su hijo necesita medicamentos de por vida y que tienen un costo de 430 pesos cada mes.

Guille por su parte, no sabe de los problemas que su mamá enfrenta. Ella vive en otro mundo, en el que su mamá lo es todo y apoya en el hogar en lo que puede. Lava, cocina y hace los deberes de la casa.

Hace unos días cumplió años y se molestó porque nadie lo recordó. En su mundo pensó en un pastel de chocolate de tres leches y un plato de mole con arroz. Pero no llegó ni uno ni otro, quizás por estar pensando la familia en cómo salir la semana. 

Mientras, Doña María sigue pidiendo que no llueva, y con la esperanza de que llegue ayuda para arreglar su techo, porque, dice, todavía cree “en la bondad de las personas”.

Para apoyar:

Domicilio:

- Calle 5 de Mayo número 106 letra A, casi en su cruce con la Pino Suárez en la colonia Villa Juárez

Teléfono:

- 614 435 11 57.