Local

El Chueco estaría entregando familiares para quedar en libertad

Pobladores comentan que sería la estrategia del líder criminal

Argelia Domínguez/ El Diario

martes, 20 septiembre 2022 | 10:10

Chihuahua, Chih.- Habitantes de la región serrana sospechan que José Noriel Portillo Gil, alias El Chueco, estaría entregando familiares a las autoridades para lograr evadirse de la acción de la justicia luego de haber asesinado a dos  sacerdotes jesuitas, un guía turístico y un joven sembrador el pasado 20 de junio en la comunidad de Cerocahui. 

Esto porque a tres meses de los hechos, el líder del Cártel de Sinaloa en Urique no ha sido localizado pese al intenso operativo que se desplegó inmediatamente después de ocurridos los hechos y se lanzó una recompensa de 5 millones de pesos para dar con su paradero. 

A la fecha han sido detenidas 20 personas, entre ellas primos directos de El Chueco que tuvieron participación en los asesinatos de las cuatro víctimas. 

El 8 de agosto fue detenido Gilberto P. V., alias “El Shakira”, primo y mano derecha de Portillo Gil en un campamento instalado sobre una brecha que conecta la comunidad de Tubares, en Urique, con el municipio de Choix.

El 6 de julio fue detenido el también primo del Chueco. Julio César N, en la ciudad de Mexicali, Baja California, quien brindó información para la localización de Paul Berrelleza, de 22 años, asesinado ese 20 de junio por el capo del Cártel de Sinaloa.

Destaca el caso de César Iván P. P., otro primo del capo criminal quien fue aprehendido junto a Humberto B. C. en la comunidad de Cuiteco en posesión de armas largas calibre .233, un arma corta calibre .45 y dosis de cocaína y mariguana.

Aunque a ellos no se les relaciona por parentesco, José Pablo M. Q., alias “El Barbas”, y Alfredo Evaristo A. L., alias “El Chispa”, detenidos el 13 de julio en las brechas que unen los poblados de Bahuichivo y Cerocahui, participaron directamente en desaparición en la inhumación del joven Paul Osvaldo.

Cabe señalar que hace unas semanas El Diario publicó la grabación de una conversación donde se escucha la voz de quien parece ser El Chueco. En dicho audio, el narcotraficante buscaba que una persona se atribuyera los hechos para lograr salir impune.