Local

'El olvido nunca llegará mientras yo viva': madre de Alondra

Hoy dos años desaparecida y 730 días de impunidad

De la Redacción
miércoles, 18 septiembre 2019 | 09:40
Archivo/El Diario

Chihuahua.- La madrugada del 18 de septiembre de 2017  Alondra Nolasco Corpus, de entonces 10 años de edad, fue sustraída de su domicilio. Desde entonces han pasado 730 días en los que las autoridades no han podido esclarecer su paradero ni dar con el presunto responsable de su desaparición, su abuelastro Ramiro Córdova Cárdenas.
Hoy, a dos años de la desaparición la madre de Alondra, Jessica Corpus, escribió a su hija un menaje en el que describe la esperanza de volver a tenerla entre sus brazos:
“Donde quiera que te encuentres te seguiré esperando. Aunque el tiempo siga pasando tu recuerdo vivirá siempre por todos los que te conocimos, tu hermana y hermano siempre piensan en ti.
Yo tu madre te recuerdo día y noche, tu ausencia duele más de lo que me imagine que dolería.
Te esperamos con todo nuestro corazón y el olvido nunca llegara mientras yo viva, siempre te esperamos. Tu familia que te extraña.
Te amo mi niña.
Padre nuestro: hoy como todos los días te pido el regreso de Alondra, sé que ella volverá a mis brazos y escuchare de nuevo su hermosa sonrisa. Dios en ti confío”
La madrugada de la desaparición, Jessica Corpus se encontraba laborando en una maquila. Alondra y su hermana menor estaban solas, pero solamente desapareció la mayor.
Alondra en días cumplirá 12 años de edad, ahora ella podría estar estudiando la secundaria, debido a que sus compañeros de escuela se graduaron el pasado 30 de junio y durante el evento le ofrecieron un homenaje a su “compañerita” quien se encuentra desaparecida.
Ahora el principal sospechoso de la desaparición, su abuelastro Ramíro Córdova Cárdenas, quien participó en las primeras horas en las tareas de búsqueda y por haber estado en la casa de la pequeña previo al reporte de ausencia compareció ante el Ministerio Público.
En sus declaraciones Córdova Cárdenas admitió que era muy cercano a la niña, que ella lo trataba como si fuera su abuelo, pero aseguró desconocer las circunstancias de la desaparición.
La Fiscalía aseguró su auto, al tiempo que él tramitaba un amparo para evitar más citatorios y se fugó.
En octubre del 2017 se reportó que fue visto en Cuauhtémoc en casa de unos familiares y aunque se dio parte a la policía ministerial, cuando esta llegó el sujeto ya no estaba.
Actualmente hay recompensa de 100 mil pesos para quien de información para lograr dar con el paradero de Ramiro, pero ni eso ha dado resultados favorables para poder ubicarlo.
En el auto asegurado se hallaron manchas de sangre de Alondra, confirmadas por pruebas periciales, y en mayo el 2018 la policía investigadora encontró restos óseos en la vivienda de del abuelastro, mismos que hasta hoy permanecen bajo análisis forenses sin que las autoridades puedan determinar si corresponden o no a la niña.
Los restos óseos son analizados en Austria, luego del fracaso del equipo argentino de antropología forense que trajo el Estado para buscar la identificación de los huesos y con ello determinar si pertenecen o no a la menor.