Local

En crisis, Zoológico de Aldama

'Vendimos vehículos para comprar comida a los animales'

El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

viernes, 06 noviembre 2020 | 20:31

El Zoológico en el municipio de Aldama se encuentra en una grave crisis económica debido a que, por las medidas de restricción emitidas por el Gobierno del Estado para evitar contagios por coronavirus, han cerrado durante varios meses, ya que su actividad no está considerada como esencial, por lo que no hay fuente de ingresos para el mantenimiento, comida y medicinas para los animales y trabajadores, informo ayer el propietario del lugar, Alberto Hernández. 

Tras una dura situación cuando estuvo cerrado, con los cambios a semáforo naranja y amarillo se pudo abrir al público, lo que generó muchas visitas y poco a poco se sentía cierta recuperación. 

Incluso se integraron a la población cinco nuevos animales, tres cocodrilos, una hembra de dromedario y un mono capuchino, que fueron intercambiados dentro de la red de zoológicos por ocho de los cachorros de tigre de bengala. 

También habían abierto un área interactiva de más de 120 piezas de animales disecados de 75 especies diferentes, los cuales los visitantes podían tocar y examinar más a detalle que los animales vivos.

Pero con el regreso al color rojo y las medidas extremas, la crisis se cierne de nuevo sobre ellos, ya que actualmente quedan solamente ocho empleados de piso, que son necesarios para el mantenimiento del lugar y proporcionar cuidado, limpieza y alimento a los animales. 

Felinos, reptiles, roedores, aves, animales terrestres, acuáticos, exóticos, componen una gran variedad de especies con más de mil 500 ejemplares, desde los más grandes hasta los más pequeños, que no saben de pandemias o medidas para contrarrestarlas y diariamente se calculan gastos por ocho mil pesos, que al mes superarían los 240 mil pesos. 

“Tuvimos que vender seis vehículos para poder costear lo más básico. Estos los usábamos para actividades propias del zoológico. Ahora, si no cambia rápido el semáforo, quizás ya estemos por vender otros seis y nos quedemos sin nada. Teníamos 12 vehículos”, comentó el empresario, quien aclaró que ninguna autoridad de los tres niveles de gobierno se ha acercado a apoyar o preguntar por su situación y ver cómo ayudar, por lo que han estados solos con todas estas especies a su cargo. 

Dijo que no puede abandonar a los animales y cerrar definitivamente porque dependen de todo el equipo de trabajadores para sobrevivir, pero las circunstancias no parecen muy favorables debido a que también la temporada invernal es de las más bajas en cuanto a ingresos, así que avanzar en la semaforización sería bueno, pero no definitivo para recuperarse. 

Aclaró que hace unos meses, mientras pudieron estar abiertos al público, el aforo era del 30 por ciento, algo que es normal, ya que al ser tan grande el terreno nunca hay saturación de personas. Además de que las actividades son al aire libre, se comprobó la responsabilidad de los asistentes con sana distancia, higiene y uso de cubrebocas. 

Este es un atractivo único en su tipo en todo el estado, razón por la cual, de los 100 mil visitantes que solían tener al año, el 80 por ciento son de la capital y municipios vecinos; el resto son turistas nacionales y pocos internacionales, por lo que es todo un ícono para los chihuahuenses, pero está en riesgo y en medio de una grave crisis.