Local

'En pleno abandono la escuela de El Oasis'

Niños en riesgo de perder ciclo escolar; no tienen Internet

Francisco López/El Diario / Salones de clases sobre la parte alta del arroyo en la colonia Martín López

De la Redacción

jueves, 08 julio 2021 | 18:20

Además de los problemas de infraestructura que ponen en peligro a los niños de la escuela Kali Rosacame, del asentamiento indígena El Oasis, los niños podrían perder años de aprovechamiento escolar por la falta de acceso a tecnologías como tabletas electrónicas, computadoras y celulares para tomar sus clases. 

Así lo confirmó la directora del plantel, Epigmenia García Ortiz, quien dijo que hasta el momento Servicios Educativos del Estado de Chihuahua no ha tomado cartas en el asunto para resolver los daños en el plantel, ni tampoco las autoridades han ofrecido dispositivos y conectividad para que los niños tengan acceso sus clases en línea. 

El salón que se encuentra al filo de un voladero lo han tenido que cerrar, mientras el aula de la orilla opuesta se remoja y comienza también a representar un riego; las instalaciones eléctricas también se encuentran el mal estado y el techo del comedor podría caer por la humedad. 

De acuerdo con la directora, es importante que antes de iniciar las clases presenciales estos problemas queden resueltos, y mencionó que también la Fundación del Empresariado Chihuahuense les apoya, pero a partir de la pandemia se suspendieron los apoyos. 

García Ortiz, consideró que la desigualdad alcanza la realidad de los niños indígenas y los relega dentro de la nueva modalidad educativa a distancia. La falta de tecnología es un factor de atraso que les pudiera impactar durante toda su vida, se les condena al atraso por falta de recursos. 

“Los maestros que estamos de Seech no tenemos autorización de dar clases presenciales porque no está en condiciones la escuela, pero los maestros de las asociaciones nos están apoyando con los niños y pues, los niños son contados los que tienen teléfono inteligente y no podemos trabajar desde lejos con ellos, sólo vamos a veces a dejarles trabajos”. 

Pero no sólo alumnos indígenas padecen este problema, también los maestros indígenas carecen del equipo necesario para dar las clases a distancia, y deben ingeniárselas como pueden para cumplir con sus tareas e informes de docentes. 

“Muchas veces los mismos compañeros no tienen computadora, andan batallando, se les descomponen sus cosas y si no tiene uno el dinero, pues se le hace como puede”, resaltó. 

Se intentó establecer contacto con Rafael Chávez, director del Departamento de Educación Indígena de la SEECH, pero no fue posible su localización.