Local

En riesgo de dejar sus estudios más de 20 mil jóvenes de preparatoria

No quieren más educación virtual y a distancia; contemplan año sabático

Juan Carlos Núñez/El Diario

lunes, 31 mayo 2021 | 05:00

Chihuahua, Chih.- Según cifras de la Secretaría de Educación y Deporte, hay 41 mil 478 estudiantes de educación media próximos a egresar. De acuerdo a entrevistas obtenidas a estudiantes de sexto semestre de diferente planteles del Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua, el 50 por ciento de ellos no continuará sus estudios profesionales, debido al hartazgo y deficiencias en las clases virtuales y distancia.

A pesar de los esfuerzos realizados por las autoridades educativas de los 13 subsistemas de educación media superior en todo el estado, maestros y padres de familia han reconocido que los alumnos no han estado conformes con las modalidades, que fueron implementadas a raíz de la contingencia sanitaria por Coronavirus (Covid-19) y el deseo más grande es regresar a las clases presenciales.

Además los alumnos argumentaron de que en sus salones, al menos la mitad han decido descansar de los estudios  al menos 12 meses, dedicarse a cursos en línea, idiomas, trabajar y esperar a que se regularice la modalidad presencial, ya que estudiar una carrera es una decisión importante, que debe tomarse al 100 por ciento, cosa que a distancia no es conveniente para ellos.

“Ya fue mucho estudiar, así no está bien, no creo que hayamos aprendido mucho en este último semestre. Al menos la mitad de mi salón no quiere seguir una carrera de esta manera. Yo sí me tomaré un año sabático”, comentó Pablo Bustillos de 18 años, todavía estudiante del Plantel 2 del Cobach.

Manifestó que su experiencia en la modalidad  a distancia no ha sido de las mejores, ya que no hay nada como convivir con los amigos en las aulas, los recesos, entrar y salir de las escuelas, pero ante muchas deficiencias en esta forma de estudiar, ha desmotivado a muchos.

“Lo mejor de ir a la escuela es compartir con los amigos todo, porque te bajan la presión de estudiar, de los problemas de la familia o tras cosas. Ahora que todo lo tenemos que hacer en casa, es más difícil, hay mucha presión. No se puede uno distraer o relajarse como cuando íbamos a la escuela”, comentó el joven.

Reconoció que a pesar que actualmente hay mucha interacción en redes sociales, no hay nada como estar en vivo con las personas, porque es realmente cuando se convive, por eso han sido meses muy complicados, además de ser los últimos días de preparatoria.

Karina Solís de 19 años, quien estudia en una institución privada, comentó estar con mucha incertidumbre en cuanto a continuar sus estudios en nivel superior, porque aún se desconoce si realmente habrá regreso presencial y no está dispuesta a seguir en modalidad a distancia.

“Aunque algunos de nosotros sí tememos conexión a internet y sí podemos tomar las clases así, conozco otros que no pueden y batallan. Dejan las tareas al último, antes no nos peleábamos tanto con los maestros y ahora en cada reunión por Zoom, no quiero que así sea en mi carrera”, platicó la joven, quien ni siquiera se ha motivado por elegir alguna profesión.

Otro aspecto importante, dijo que estudiar una licenciatura o ingeniería es una decisión, porque muchos se dedicarán toda su vida a la profesión, por eso es necesario que sea de la mejor manera en las mejores condiciones, razón por la cual esperarse un año es una alternativa viable.

Para Frida Sofía Serna de 18 años, estaba en duda de tomarse un año sin estudiar para perfeccionar su inglés y algún otro idioma, también trabajar, pero con la experiencia en clases a distancia, su decisión fue decisiva y prefiere continuar sus estudios cuando se estabilice bien la modalidad presencial.

“No es malo estudiar así, pero debería ser como una alternativa no obligación, no creo que esté funcionando. Más de la mitad de mis amigos se van a tomar un año sabático, creo que será mejor y podemos aprender más por nuestra propia decisión que estar obligados a seguir de esta manera”, comentó la estudiante de Cobach a punto de egresar.

Los estudiantes entrevistados coincidieron en que han mantenido contacto con sus compañeros, incluso han tenido reuniones, fiestas y han salido juntos, pero son actividades distintas a las que se tienen cuando están dentro de la institución educativa, pero también la opinión al unísono es que no les agrada estudiar de esa manera.

Muchos han tenido la intensión de estudiar carreras cuyas prácticas presenciales son muy importantes como medicina y algunas ingenierías, razón por la que es preferible esperar a que las cosas se restablezcan de manera óptima, en vivo y aprovechar ese tiempo de descanso para asuntos personales.

En cuanto al semáforo epidemiológico, el color amarillo se mantendrá en Chihuahua de manera prolongada a menos de que se incremente el número de contagios que obligue a un retroceso, afirmó el secretario de Gobierno, Luis Fernando Mesta Soulé, por lo que no se contempla avanzar al verde.

Solamente se puede aligerar las restricciones vigentes, pero esto tendría que hacerse bajo un análisis previo y debidamente consensuado.

Es por ello que el regreso a las aulas de manera presencial no es un hecho aunque los maestros terminen de vacunarse, ya que las condiciones deberán ser óptimas y más en los niveles de educación superior.

Vicencio Chávez Lazcano, presiente de la Asociación de Padres de Familia del Estado de Chihuahua, reflexionó que lo más adecuado para regresar a clases presenciales sería mínimo hasta el nuevo ciclo escolar, pero debe haber menos riesgos sanitarios.

No obstante, reconoció que no ha habido buena respuesta en las clases a distancia porque hay muchas deficiencias como la conexión a internet y quienes no cuentan con ella, que aunque se han visto avances en mejorar este sistema, hay mucha desmotivación.

Puso de ejemplo la deserción en nivel de secundaria y preocupa que en medio superior sea más grande el abandono, pero esperan que las etapas de aplicación de las dosis avancen rápido para todos los sectores que aún faltan.

“Vemos con positivismo la vacunación, pero el hecho de volver a clases, creo que todavía no es conveniente. El sistema virtual debería ser alternativo y eficaz, ha sido un verdadero reto para los maestros, estudiantes para los padres de familia”, comentó el representante de la organización civil mencionada.

Por parte de la Secretaría de Educación y Deporte del Estado, se ha buscado apoyar al estudiantado, para evitar el abandono escolar, mediante sesiones de terapia psicológica gratuitas vía telefónica, para atender a estudiantes de nivel bachillerato de cualquier subsistema federal o estatal.

Además, específicamente para estudiantes de las universidades tecnológicas y politécnicas, se brinda atención profesional psicológica en la modalidad virtual, a quienes sufren ansiedad y/o depresión, entre otras afectaciones originadas por el distanciamiento social derivado de la pandemia.

María Teresa Ortuño Gurza, directora general del Colegio de Bachilleres, había declarado que desde que comenzó la modalidad virtual, hubo alumnos que por diversos problemas relacionados con la Internet o con sus equipos de cómputo, no tuvieron un acceso normal a dicho sistema.

Por ello, se aplicaron exámenes ordinarios, extraordinarios y especiales, lo que representó una extraordinaria oportunidad para que los jóvenes no se retrasaran y continuaran con sus estudios de nivel medio superior.

“Este semestre está lleno de desafíos, sobre todo tecnológicos, sin embargo, estos retos nos dejarán la nueva normalidad para permitirnos estar mejor preparados tanto tecnológica como académicamente”, explicó durante una conferencia virtual con maestros y estudiantes, a quienes exhortó para dar un esfuerzo extraordinario al comprender lo difícil que es la modalidad, pero que cuentan con el apoyo de la institución sea cual fuere el plantel de los 31 existentes en el estado.

Aunque ha descartado haber gran deserción de estudiantes en el sistema que representa, la decisión a futuro una vez que egresen los estudiantes será suya y recomendó consultarlo con sus padres o tutores para un mejor futuro.

El aspecto psicológico también ha influido mucho en los jóvenes, por ejemplo se han presentado síntomas de depresión y ansiedad en pacientes que suelen acudir al Centro de Atención y Prevención Psicológica (Cappsi).

La directora del organismo descentralizado del Municipio, Rosa María Hernández, informó que en cuanto a las consultas, en lo que va de este 2021, el Cappsi ha atendido a más de 360 personas, de las cuales, 160 por ansiedad y 207 por depresión. El año pasado fueron mil 274 consultas por atención a la depresión y mil 647 por ansiedad, el 21 por ciento en ansiedad y 16 por ciento por depresión.

El promedio de edad más preponderante es entre 18 a 26 años, que gran parte de los trastornos están vinculados por la situación derivada de la pandemia por Covid-19.

Otra situación, son los cambios de adaptación, desde el confinamiento en que se modificaron las rutinas de  trabajo, la escuela, un aislamiento social. Además, esta otro el temor a contagiarse, por lo que hay gente que se cuida demasiado y también aquellos que ya no aguantan estar en el encierro y salen.

Pidió a toda la gente que tenga algunos síntomas o secuelas, comunicarse al 072 o bien, a través de las redes sociales del Cappsi para conocer los servicios que ofrece y tener una atención adecuada.