Local

Enfrenta Samuel los retos con su discapacidad

El 30 de septiembre, Día Internacional de los Sordos

Juan Carlos Núñez/El Diario
domingo, 22 septiembre 2019 | 14:59
Silvestre Juárez/El Diario

Chihuahua.- Samuel Jáquez Lucero de 27 años, tiene discapacidad auditiva por herencia familiar, ha tenido una vida llena de retos por la dificultad de comunicación a pesar de las diversas formas como lectura de labios y lenguaje de señas, sin embargo aún falta mucho para que la sociedad se interese por adecuarse para entender a  quienes padecen sordera.

Platicó que a pesar de su aptitud para comunicarse, aún no ha podido estudiar una carrera profesional, al ser abogado su meta, por lo que actualmente tiene sus estudios terminados en el Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial (Cecati), además trabaja para una constructora y asesoría con arquitectos.

Tiene cuatro hermanos, de los cuales dos son oyentes y los otros son sordos, por lo que dentro de su familia ha sido una misma situación y cotidianidad, no obstante al ser una discapacidad, las relaciones con el entorno social se dificulta, “Por ejemplo, yo sé leer los labios, lo hice durante 17 años, pero tiene uno que estar muy atento para saber que dicen, no todas las personas hablan igual. Ya el lenguaje de señas es otra cosa, es mucho más fácil. Lo aprendí ya adolescente y fue rápido, sencillo y es como nos comunicamos mejor”, explicó el joven, quien además de haber aprendido en el  instituto chihuahuense de lengua de señas mexicana, ahora también imparte clases.

Comentó que hay mucho trabajo por hacer y diseñar métodos de comunicación, ya que aunque ellos sí pueden ver, oír es otro medio en el que la mayoría de la gente se basa para su vida diaria, como ejemplo el que toquen la puerta de la casa o con un timbre, es algo que ellos no pueden percibir. Para ello requieren que haya una luz especial que se encienda para saber que hay alguien afuera del hogar.

Algo que reconoció ese que tanto las autoridades gubernamentales, educativas han brindado muchos espacios para que el personal pueda aprender lenguaje de señas y lo ideal sería que todos los oyentes pudieran comunicarse de esta manera, ya que se calcula que el cinco por ciento de la población en el municipio de Chihuahua padece algún tipo de sordera, así que sería un gran avance en cuanto a la inclusión y adaptación de la misma sociedad.

Recordó que el próximo 30 de septiembre; último domingo del mes, se conmemora el Día Internacional de la Persona Sorda a nivel mundial, es por ello que a través de la Dirección de Desarrollo Humano y Educación, invita a la comunidad a participar en las actividades que diversas asociaciones chihuahuenses que trabajan por y para personas con discapacidad auditiva, así como la propia comunidad sorda, tienen preparadas para realizarse la semana del 24 al 28 de septiembre.

El objetivo es que la población tome conciencia sobre la temática relativa a la discapacidad auditiva, así como comprender la importancia del dominio y uso de la Lengua de Señas Mexicana.

Entre las actividades se contemplan las siguientes:

Martes 24 de septiembre Inauguración de la semana con actividades de los alumnos/as policías y bomberos del municipio en la Plaza de Armas a las 4:00 p.m

Miércoles 25 de septiembre, Taller de lenguaje corporal como elemento de la Lengua de Señas Mexicana en el Instituto José David A.C a las 4:00 de la tarde.

Jueves 26 de septiembre, Clases de Yoga para sordos en el Gimnasio de Deporte Adaptado a las 16:00 horas.

Viernes 27 de septiembre, habrá película y convivencia para la comunidad sorda en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) a la misma hora de los otros días.

El sábado 28 de septiembre estará la marcha tradicional de la comunidad sorda desde el monumento al Ejército de la División del Norte o Glorieta de Pancho Villa hacia el Museo Centro Semilla.

El Día Internacional de la Sordera, se conmemora anualmente el último domingo de septiembre a nivel mundial y fue propiciada por la Federación Mundial de Sordos el 28 de septiembre de 1958.

 En el mundo más de 45 millones de personas mayores de tres años tienen algún nivel de pérdida auditiva.