Local

Entre 5 policías estrangularon a exministerial

Reitera la DSPM que no se permitirán abusos y mucho menos delitos

De la Redacción/El Diario
viernes, 19 abril 2019 | 05:31
El Diario | Lugar donde fue detenido; en recuadro, la víctima

Chihuahua.- Cinco elementos de la policía municipal fueron detenidos como presuntos responsables del homicidio de un hombre, al que habrían sometido con violencia durante su arresto la madrugada de ayer.

La necropsia reveló que la víctima, identificada como Leopoldo Eduardo Soto Cortez, murió por asfixia mecánica por estrangulamiento.

Los polipreventivos pretendieron en un principio hacer pasar el hecho como una muerte por probable consumo de drogas y estupefacientes, pero el tiempo transcurrido desde la detención hasta la llegada a la Comandancia Sur despertó la sospecha de las autoridades.

Los agentes involucrados quedaron formalmente detenidos por la Fiscalía Zona Centro al encontrar elementos de prueba suficientes para determinar que tienen responsabilidad por la muerte del exministerial.

Los agentes quedaron desde ayer a disposición del Ministerio Público, quien habrá de formularles imputación por el delito de homicidio.

Por su parte el director de Seguridad Pública Municipal, Gilberto Loya, informó tras darse a conocer el hecho, “que no se permitirán abusos de la autoridad ni delitos cometidos por servidores públicos”, y que colaborarán con el desarrollo de las investigaciones.

Las investigaciones iniciales dieron lugar a que en las primeras horas de la mañana de ayer los agentes identificados como Luis T. M., David R., José S., Fernando M. L., y Pedro C. C., quienes tripulaban las patrulla P281, quedaran bajo investigación de la Fiscalía General del Estado (FGE), para el deslinde de participación y responsabilidades, del que podrían desprenderse los delitos de homicidio, tortura y omisión.

Las lesiones que presentaba la víctima según la autopsia, se encontraban a nivel de cuello; se detectó la compresión o aplastamiento de éste con un objeto, que habría ocasionado una fractura del cartílago hioides y clavícula inferior derecha.

Según se informó, todo comenzó con una llamada de auxilio que se recibió en el número de emergencia 9-1-1 alrededor de las 01:34 horas.

Una mujer indicaba que se encontraba en el bar La Bomba, localizado en la calle once, en la zona Centro de la ciudad, y que su pareja estaba ebria, drogada y agresiva, por lo que temía por su seguridad.

La llamada, de acuerdo a las autoridades municipales, la efectuó Jeniffer Prieto, casada desde el 2018 con Soto Cortez, un expolicía ministerial.

Un grupo de agentes de la policía municipal acudió a su auxilio, se entrevistó con ella, pero respondió que la situación se había tranquilizado.

Dos horas después, alrededor de las 03:30 horas, una patrulla de la municipal que realizaba un recorrido por la zona sur fue interceptada por una persona que les pidió apoyo y les dijo que una pareja discutía en el interior de su domicilio en la calle 4a. y Francisco Portillo, número 1103 de la colonia Villa Juárez.

Los elementos de la policía se entrevistaron con la pareja, pero les indicaron que era un tema personal y que no era necesaria la intervención policiaca.

En ese momento, informó durante una rueda de prensa en la mañana de ayer el director de la Policía Municipal, Gilberto Loya, Leopoldo Soto Cortez manifestó que había tenido una riña en el bar La Bomba y que había estado ingiriendo bebidas embriagantes. A las 04:17 una tercera llamada.

Jennifer denunciaba que su esposo estaba ebrio y la agredía de manera física, por lo que de nueva cuenta los municipales se hicieron presentes.

En el arribo de la primera unidad, la mujer les permitió el acceso a la casa para que detuvieran al agresor. “Se puso combativo y eso obligó a los elementos a solicitar apoyo de más agentes para someterlo, con técnicas del uso de la fuerza”, dijo Loya en la primera de las dos ruedas de prensa que ofreció ayer.

Alrededor de las 05:00 horas se obligó al hombre a abordar una unidad de policía de la cual se bajó y se suscitó una riña.

Él y su mujer – de acuerdo a las autoridades- agredieron a los oficiales y fueron arrestados y trasladados en unidades deferentes a la Comandancia Sur, lugar al que llegaron a las 05:10 horas.

Fue en ese momento cuando los policías dieron aviso de que el hombre no reaccionaba y pidieron apoyo al médico de turno que trató de reanimarlo, pero no logró hacerlo. Los golpes que presentó, y los casi 60 minutos que transcurrieron desde que llegaron al domicilio y terminaron en la Comandancia Sur, despertaron las sospechas de los investigadores, quienes ordenaron se practicara de inmediato la necropsia de ley.

La Fiscalía Zona Centro, una vez que confirmó que se trataba de un homicidio, envió a su personal para levantar evidencias en el domicilio de la víctima, y recabar entrevistas con vecinos que pudieran haber sido testigos.

También encontraron cámaras de seguridad en la casa, las cuales se desconoce si están funcionando.

Los cinco policías que intervinieron en el arresto fueron declarados ayer por la tarde como formalmente detenidos.

El Ministerio Público abrió la carpeta de investigación en la que integró causa de muerte, evidencia localizada en la casa de la víctima y las declaraciones de todos los intervinientes.