Local

Entrega UACh doctorado 'Honoris Causa' al filósofo francés Edgar Morín

El notable pensador contribuyó en asentar las bases para la creación del nuevo modelo educativo en el Alma Mater

Heriberto Barrientos/El Diario

jueves, 03 junio 2021 | 10:13

Chihuahua.- El reconocido filósofo y politólogo francés Edgar Morín, considerado el padre del pensamiento complejo en el mundo, recibió esta mañana en ceremonia virtual, el “Doctorado Honoris Causa”, cuya ceremonia internacional fue difundida por la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh) y la Multidiversidad “Mundo Real”.

El notable pensador contribuyó en asentar las bases para la creación del nuevo modelo educativo en el Alma Mater, por lo que el rector Luis Fierro destacó su contribución en la transformación del conocimiento universitario.

En el evento transmitido a  nivel mundial, participan el rector de la Multidiversidad "Mundo Real", Rubén Armando Raynaga así como desde Francia el secretario general del Consejo Científico de Educación de aquel país Nelson Vallejo. 

El gobernador Javier Corral también asiste como invitado especial. 

En el evento estan conectados maestros, docentes y directivos de  instituciones educativas, misma que se transmitió en la plataforma plataforma de Youtube y página www.uach.mx/envivo. 

El galardonado quién esta próximo a cumplir 100 años de edad agradeció la distinción y siguió la ceremonia desde Marruecos. 

La noción de este pensamiento complejo fue acuñada por el filósofo Morín, y hace referencia a la capacidad de conectar diferentes dimensiones de la realidad, la cual se ha caracterizado por ir adquiriendo cada vez más componentes, a medida que la humanidad ha ido progresando y evolucionando. 

“La realidad se podría comparar con un tejido, compuesto por múltiples tejidos y, por tanto, algo realmente complejo”, citó.

A mayor complejidad, más detalles sobre la sociedad en la que se vive se tienen que tener en cuenta. La persona no debería pensar reduciendo lo que está viviendo, ni tampoco decantarse por una postura en función de uno o pocos hechos. 

Así pues, debido a las características de la sociedad actual, es necesario que la persona, para poder tener una opinión bien fundamentada, reflexione detenidamente la información que recibe. Esta capacidad reflexiva es lo que Morín denominó como pensamiento complejo.

El pensamiento complejo es, en esencia, una estrategia que tiene intención globalizadora, es decir, que trata de abarcar todos los fenómenos de los que se es presente, pero teniéndose en cuenta sus particularidades como eventos diferentes que son. 

Este concepto es totalmente contrario al del pensamiento simplificante, el cual unifica todo el conocimiento a una sola visión, anulando la posible diversidad que haya y encaminando a la persona, sea estudiante sea el propio profesor, a una ‘inteligencia ciega’.

El término de complejidad, dentro del pensamiento de Edgar Morín, puede ser representado como una especie de gran red, cuyos delgados hilos se entrelazan y relacionan sus componentes. Los hilos son eventos, acciones, interacciones, retroacciones, determinaciones, azares de conforman el mundo.

El pensamiento complejo atiende a cuestiones, tanto profundas como banales, como la preocupación por a dónde está yendo a parar la especie humana, los problemas sociales que van surgiendo cada década y cómo estos se pueden resolver con una adecuada educación.