Local

'Es necesario combatir trasfondo de picaderos'

No hay políticas públicas para prevención de adicciones

De la Redacción / El Diario

miércoles, 25 enero 2023 | 17:18

La proliferación de viviendas abandonadas en diversos polígonos de las zonas urbanas representa un problema complejo en el combate al narcomenudeo, debido a que estos espacios se convierten en “picaderos”, expresó Gilberto Loya, secretario de Seguridad Pública, quien dijo que en la capital del estado el problema se acentúa en la zona Oriente, así como al norte de la ciudad en Riberas del Sacramento, mientras que en Ciudad Juárez esta situación prevalece al suroriente de la mancha urbana, en los límites con el río Bravo.

Ante esto, manifestó que es necesario establecer un programa en el que se pueda “tapiar” estas viviendas, para lo cual se trabaja de manera coordinada con otras dependencias estatales y municipales, sin embargo, aún no se ha podido establecer.

Dijo que además es necesario el desarrollo de políticas públicas enfocadas a la prevención de adicciones, pues por más “picaderos” que se revienten, mientras siga el consumo de drogas, estos espacios seguirán apareciendo.

De acuerdo con información proporcionada por la fiscalía zona Centro, durante el 2022 fueron reventados hasta 96 picaderos o puntos de consumo de droga, sin embargo, el problema está lejos de desaparecer, pues la misma autoridad reconoce que, después de cerrar uno, a los pocos días aparecen al menos dos o tres en casas, incluso en el mismo domicilio o en zonas aledañas.

El tema de los picaderos ha tenido auge en los últimos años, debido al crecimiento del mercado del cristal, droga que desplazó a otros narcóticos como la cocaína y la heroína, ya que es mucho más barata, con un precio que va de los 50 a los 100 pesos por dosis.

Gilberto Loya, mencionó que son constantes los operativos contra estos puntos, pero hace falta la prevención para evitar que sigan proliferando estos puntos.

Dijo que la vivienda abandonada es un problema muy grave pues existe un desinterés del propietario así como de la entidad financiera y quedan a merced de consumidores y vendedores de drogas lo que se convierte en un serio riesgo a la salud pública.