Local

Espero ser gobernador: Marco Quezada

Trabaja en la conformación de un frente independiente que compita contra Morena y el PAN

El Diario

César Lozano/El Diario

miércoles, 07 octubre 2020 | 17:51

Marco Quezada, expresidente municipal de Chihuahua en el trienio 2010 – 2013, trabaja en la conformación de un frente independiente que compita en contra de Morena y el PAN en las elecciones de 2021. 

A decir de Quezada, el proyecto político adquiere mayor relevancia a partir del surgimiento de los problemas en el campo y el abandono que tiene el estado por parte de la Federación, aparte del ‘desafortunado actuar del Gobierno estatal de Chihuahua’. 

Reconoce que en algún momento la esperanza se concentró en Andrés Manuel López Obrador; sin embargo, asegura que dados los conflictos con la Federación, los esfuerzos se deben enfocar en guardar los apetitos personales y pensar en la unidad, palabra clave de su discurso. 

El Diario: Vuelve Marco Quezada a la vida pública ¿Cuál es el mensaje que trae a la sociedad chihuahuense? 

Marco Quezada: Bueno, nunca me he despegado de la vida pública, y creo que en este momento se debe señalar que hay algunos problemas por los que atravesamos que tenemos que hacer conciencia, particularmente de lo que ocurre en Chihuahua en el sector del campo, el abandono que tiene el estado, y hace algunos años se vio con esperanza la llegada de Andrés Manuel en el sector agropecuario, y hoy esa esperanza se ha ido perdiendo por el abandono y la ofensiva por parte del Gobierno Federal contra Chihuahua por el dominio del agua. 

ED: ¿Algún proyecto político personal en puerta? 

MQ: Por supuesto, nunca lo he abandonado, tengo el propósito e interés de estar presente en el 2021, formar parte de los equipos políticos, pero todo a su tiempo. Seguramente, ahorita es un tiempo distinto, creo que hay demasiada prisa en las campañas electorales y hoy que los chihuahuenses vivimos tiempos de inseguridad, de crisis económicas terribles, que hay un problema de salud. 

ED: Todo es político, y a Marco Quezada se le ha identificado con una candidatura independiente, se ha manejado esto en columnas políticas, artículos… ¿hay posibilidad de que Marco Quezada encabece un proyecto político por la Presidencia Municipal o la gobernatura? 

MQ: Yo creo que sí, es mi interés; sin embargo, también antes quiero hacer algunas reflexiones: Hay dos fuerzas que dominan el ambiente, el PAN y Morena, y yo considero que es conveniente trabajar en la construcción de una tercera vía, y para que una tercera vía pueda ser competitiva se debe comprender que divididos no podemos llegar. Lo lógico para estos dos partidos es atomizar a la oposición, a todas las fuerzas políticas, porque divididos es difícil que puedan constituir una tercera vía competitiva. 

ED: ¿En específico Marco Quezada aspira a la alcaldía, a la gobernatura o alguna diputación? 

MQ: Yo aspiro a ser gobernador, ese es mi deseo, pero le digo, creo que siempre debemos tener los pies en la tierra y saber que primero estaría la confirmación de grupos, la tercera vía, y luego ver quiénes podrían encabezar los proyectos. 

ED: ¿Qué pasa con el PRI, por qué no ir con el partido donde militó por décadas y obtuvo triunfos como operador y como candidato? 

MQ: El PRI fue mi casa y estoy agradecido, tengo amigos que yo aprecio, pero creo que el PRI tuvo una pérdida en las simpatías del electorado y de la sociedad, producto de los excesos, el gobierno de César Duarte, el gobierno de Peña Nieto marcaron al PRI desafortunadamente, y su imagen. Pero ese no era el problema, el problema es que el PRI y su dirigencia no fueron capaces, por ejemplo, de exigirle a César Duarte que diera la cara y que enfrentara la justicia, y lo que hizo la dirigencia estatal y federal fue cobijarlo, protegerlo. Ante eso muchas personas, como un servidor, decidimos mejor retirarnos del partido. 

ED: ¿Y la dirigencia actual? Se habla de un nuevo PRI, de una renovación, de un rompimiento con los excesos del pasado ¿es real esa renovación desde su personal punto de vista? 

MQ: No soy yo quien pueda calificar si es real, lo que sí puedo decirle es que no es oportuna, porque no se hizo en el momento. Una vez que se dio la elección aquí en Chihuahua, era el momento en el que el PRI y su dirigencia debieron de reconocer ante la sociedad, entendemos que tenemos que cambiar y es el momento oportuno de dar la cara, y eso no se hizo, se está haciendo tres o cuatro años después y en ese período, en ese lapso, la dirigencia dejó escapar personas valiosas que estaban dispuestos a aportar lo mejor de sus capacidades. 

ED: ¿Cuáles son esas fuerzas políticas divergentes que se deben de unir para formar la unidad? 

MQ: Yo creo que hay partidos que no gravitan en torno de Morena o el PAN, que tienen un camino independiente, y estos partidos que pueden ser considerados minoritarios, son importantes, porque la suma de varios puede representar un peso específico. He platicado ya con Armando (Cabada), he platicado con Alfredo Lozoya y mi reflexión junto con otras personas que se han interesado como Alejandro Díaz, uno de los aspirantes, mi reflexión es que primero tenemos que estar unidos para tener a capacidad de competir, y estar unidos significa dejar en el asiento los egos, los protagonismos, para poder apostar todo a un proyecto común. 

ED: ¿Y ya tienen una plataforma previa, un boceto de proyecto conjunto? 

MQ: Hay una convocatoria, pero creo que tendrá que resolverse los próximos días. Me parece que el plazo definitivo debe de ser en los meses de noviembre o diciembre, en donde se tenga la oportunidad de integrar un equipo de tercera vía que pueda presentarse en las próximas elecciones. También en esas fechas debe llegar la definición de los partidos políticos grandes, Morena y PAN, que deben tomar decisiones y esto puede generarles problemas. 

ED: De acuerdo con la percepción ciudadana ya fallaron en el gobierno el PRI, PAN; ahora la izquierda pierde gran parte de la aceptación que tuvo hace dos años ¿se corre el riego de que el sistema político fracase si no dan resultados positivos las opciones independientes? 

MQ: Bueno, han surgido liderazgos muy peculiares que han llegado en virtud del hartazgo y el cansancio de la gente hacia las élites políticas, lo podemos ver con el arribo de Donald Trump en los Estados Unidos, donde llega un candidato con un discurso fácil, con un discurso sencillo que convoca a actos radicales y lo mismo ocurrió en Brasil y en México. 

Andrés Manuel tenía muchos años en la lucha, había generado mucha simpatía con la gente, pero siendo sinceros, también un amplio sector de la población no simpatizaba con él, pero veía en él una forma de hacer justicia o cobrar venganza contra un sistema político que los había defraudado. 

Debemos reconocer los excesos de gobiernos como el de Peña Nieto, que fueron muy grandes y no podemos regresar a ellos, pero tampoco el país puede seguir siendo gobernador por la revancha. 

Hoy, por ejemplo, vemos cómo desde el centro del país el presidente de la República convoca a la división permanente de los mexicanos, y eso no ayuda a nadie, no tenemos por qué estar polarizado y divididos, y no van a ser los gobiernos de las derechas ni de las izquierdas quienes nos saquen adelante, sino el esfuerzo de los mexicanos.