Local

Estatal implicada sigue laborando

Ocultó en su casa a su tío, el único detenido por el asesinato de la periodista Miroslava Breach

Archivo/ El Diario

De la Redacción / El Diario

jueves, 05 marzo 2020 | 11:41

Chihuahua.- Una agente estatal, sobrina de Juan Carlos M.O., “El Larry”, acusado de participar en el asesinato de Miroslava Breach, lo ocultó en la casa que habitaba durante varios días, junto con Andrés Ramón Zavala Corral, presunto autor material.

Pese a eso, la Fiscalía General del Estado (FGE), informó que la agente procesal con el nombre clave de “Rubí” en el juicio contra “El Larry”, se mantiene en su puesto dentro de la institución, debido a que hasta el momento no se le ha fincado algún cargo de tipo penal en el caso.

Incluso, los fiscales de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle), dejaron entrever en su interrogatorio que la mujer, por ser una policía en activo, conocía bien su obligación de haber denunciado los hechos, es decir, faltó al principio básico de su profesión.

Durante la audiencia, la agente cayó en una serie de contradicciones luego de ser citada a comparecer en el juicio federal número 259/2018 en contra de Juan Carlos M. O., alias “El Larry”.

La mujer con una antigüedad de once años dentro de la FGE, fue declarada “testigo hostil” por el juez federal Néstor Pedraza.

Lo anterior, debido a que los ministerios públicos adscritos a la Feadle, insistentemente le solicitaban que corroborara y ratificara su declaración que firmó en Averiguaciones Previas de la avenida Teófilo Borunda y calle 25, meses después al crimen de la comunicadora.

La “testigo”, originaria de Chínipas, resultó ser sobrina del acusado y quien presuntamente, en base a las investigaciones, recibió dos días antes y horas después del crimen de la periodista -ocurrido la mañana del 23 de marzo de 2017-, a “El Larry”, y al presunto autor material, Ramón Zavala Corral, en la vivienda que habitaba en la Arroyo del Sacramento número 16326 del fraccionamiento Quinta Balboa.

Negándose inicialmente en declarar, pues podría caer en autoincriminación, el juez federal le ordenó hacerlo y fue como se desarrolló el interrogatorio, en el cual “Rubí” no atendía las indicaciones de la representación social.

Le mostraron incluso la declaración que ella firmó de su puño y letra ante el Ministerio Público del fuero común, en la que se plasmó que su tío Juan Carlos M.O., “Todo mundo sabe que es narcotraficante”.

También, cómo el día jueves 23 de marzo de 2017, momentos después del asesinado de Miroslava, entre las diez y doce horas,  “El Larry” y Zavala Corral alias “El Compa” regresaron a su casa en la que se resguardaron por varios días, antes de huir en avioneta a Chínipas.

“Vi que dejaron sus armas, era una pistola escuadra calibre .45, y otra calibre 22. El otro sujeto traía una mariconera”, declaró en su escrito.

Sin embargo, la mujer en su testimonio ante el juez negó haber declarado eso, y dijo que fue presionada por los agentes ministeriales quienes la mantuvieron incomunicada por cerca de 14 horas el día que catearon su casa.

Denunció que no tuvo nunca un defensor, que le quitaron su teléfono celular en contra de su voluntad, y le hicieron firmar lo que los agentes le decían. “Yo nunca les dije eso”, expresó.

La mujer rectificó ante el juez federal que “El Larry” no era narcotraficante, y que tenía actividades de ganadería, asimismo, operaba una empresa purificadora.

“La verdad no me acuerdo los días”, reiteraba al juez sobre los cuestionamientos que hizo la representación social.

Asimismo confesó que dijo lo que le indicaron por presión y temor a perder su trabajo.

Cabe señalar que en la audiencia del pasado martes en la Sala Uno del Centro Penal de Justicia federal, “Rubí”, visiblemente incómoda, fue declarada “testigo hostil”, pues contradijo toda la versión que había hecho y firmado ante el agente del Ministerio Público del fuero común.