Local

Estatua del Libanés, un agradecimiento a la ciudad

Está ubicada en la esquina de Independencia y Coronado

El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

miércoles, 18 marzo 2020 | 16:39

La estatua ubicada en la avenida Independencia y Coronado, a un lado del parque donde se ubica el Monumento a los Insurgentes, es una representación del agradecimiento de la comunidad libanesa a la población de Chihuahua por acogerlos y hacerlos sentir en parte mexicanos. 

Varias familias migrantes formaron la colonia libanesa y palestina en la década de 1920; de ahí vienen apellidos muy conocidos como Ayub, Assmar, Abbud, Aziz, Nahas, Kuri, Yapor, Issa, Elías, Talamás, Touché, Hadad y Azar, por poner algunos ejemplos. 

La estatua fue colocada cerca de la icónica Quinta Touché, que actualmente alberga las oficinas de la Dirección de Desarrollo Económico y Turístico del Municipio, por su relación con las familias del Medio Oriente. A principios del siglo XX fue construida la finca y se colocó un reloj libanés con la leyenda “Las colonias Sirio-Libanesa y Palestina a la Ciudad de Chihuahua-Septiembre 27 de 1921”. 

Actualmente la placa dice “En memoria de quien dejó patria y familia buscando un sueño y en su viaje nos heredó lo que hoy somos”. La escultura, llamada también El Emigrante Libanés, está basada en el diseño hecho por Ramis Barquet, artista mexicano con sangre libanesa que ha realizado diferentes monumentos en varias ciudades del país, principalmente donde hay gran comunidad del medio oriente. 

El monumento es un recuerdo de la valentía de su gente, de sentido de pertenencia y de respeto por la tradición y por la sangre. Fue movido varias veces, pero desde el 2013 ha permanecido en este espacio, a donde anualmente acuden las familias de origen libanés para conmemorar el Día del Emigrante.