Local

Exigen investigar muerte de Juana; padecía sida

Piden saber condiciones en las que tienen a portadores de VIH en las cárceles

Orlando Chávez/El Diario
lunes, 20 mayo 2019 | 05:45
Gabriel Venzor/El Diario

Chihuahua.- La directora de la Asociación Civil Fátima, Sara Quiralte, exigió investigar las condiciones en las que murió Juana H., interna del Centro de Rehabilitación Social femenil de Aquiles Serdán quien tuvo complicaciones de salud, ya que padecía sida. Quiralte dijo todas las personas que sean portadoras de algún virus como el VIH, merecen un trato digno y recibir los medicamentos que requieren para mantener su salud.

Añadió que hoy solicitarán información a las autoridades sobre la muerte de Juana, ya que hasta ayer desconocían del caso.

Sin embargo, reiteró que todos los internos deben recibir el medicamento necesario y contar con la atención que amerita su padecimiento.

Quiralte dijo recordó que en los penales existen espacios para que los pacientes puedan estar en buenas condiciones de salud.

En cuanto al fallecimiento, la información proporcionada refiere que el personal femenino del Cereso acudió en su auxilio hasta su celda, pero ante la gravedad en que se encontraba pidieron el traslado urgente a un hospital, dado que no podría ser atendida en el área médica de la prisión, donde era tratada por el virus que causa el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

En el traslado la mujer iba inconsciente y con probable paro cardíaco, de acuerdo con fuentes del Cereso de Aquiles Serdán.

Según datos oficiales, en Chihuahua existen 21 internos portadores del VIH Sida repartidos en los cinco penales estatales, de los cuales tres reos se encuentran en el Cereso Número 3 en Juárez.

En contraste, un reporte de la Comisión Estatal de Derechos Humanos tiene el registro de 25 personas portadoras del VIH; 20 en el penal de Aquiles Serdán en Chihuahua, y 5 en el Cereso 3 de Ciudad Juárez.

Dentro del protocolo para la atención los internos portadores del virus, se establece que deben ser separados de la población reclusa y atendidos cada mes con la dotación de retrovirales y exámenes de salud cada seis meses para el monitoreo su estado de salud.  


[email protected]