Local

Exigen jesuitas justicia a un mes de hechos en Cerocahui

Sierra necesita seguridad y nueva política pública, dicen

Argelia Domínguez/ El Diario

miércoles, 20 julio 2022 | 08:25

Chihuahua, Chih.- A un mes del asesinato de los sacerdotes Javier Campos y Joaquín Mora, y de dos laicos en Cerocahui, municipio de Urique, la Compañía de Jesús en México sigue exigiendo justicia. 

"Estamos convencidos de que si prevalece -como hasta ahora- la impunidad, no será posible avanzar hacia la reconciliación y la paz",  expresó la orden religiosa en un comunicado. 

Los jesuitas señalaron que durante todo este mes han manifestado a las autoridades de los diferentes niveles de gobierno la importancia de garantizar los derechos de las comunidades rarámuri de manera permanente y no sólo por coyuntural por la violencia que sacudió Urique el pasado 20 de junio.

"Se deben revertir las causas estructurales de la violencia en la Sierra, que prevalecen desde hace décadas", dijeron. 

Por ello, llamaron a subsanar el olvido que desde hace años viven estas regiones con la presencia de fuerzas federales, con los protocolos adecuados para interactuar con culturas indígenas y asegurando el respeto irrestricto de los derechos humanos, hasta que se reconstruyan las condiciones de paz en las comunidades de la Tarahumara.

Puntualizado, además, que el intempestivo y cruel asesinato sus hermanos jesuitas remite a la vivencia de tantas víctimas de la violencia que siguen esperando justicia y verdad en nuestro México adolorido. 

"Recordamos a las familias de personas desaparecidas, a las víctimas de feminicidio, a los migrantes que no volvieron a casa, a los periodistas que perdieron la vida ejerciendo su labor, a las personas desplazadas por la violencia, a tantas y tantos que -como nosotros- también esperan una justicia que no llega".

Llamaron a que todos los sectores abran y mantengan un diálogo responsable, con propuestas y visión preferencial a los más pobres. 

Finalmente agradecieron la solidaridad internacional y nacional que han recibido y a quienes se han unido a su llamado de justicia y reconciliación.