Local

Expertos realizan trabajos de conservación la Cueva de las Monas

El sitio arqueológico está a 55 kilómetros al norte de la ciudad

Cortesía
Cortesía
Cortesía
Cortesía

Salud Ochoa/El Diario

viernes, 11 junio 2021 | 11:30

Chihuahua.- Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia –INAH- llevan a cabo trabajos de conservación en el sitio arqueológico “Cueva de las Monas” ubicado a 55 kilómetros al norte de la ciudad de Chihuahua.

Según información proporcionada por el INAH, un grupo de cinco expertos en restauración realizaron una primera etapa de trabajo en el mencionado punto con la suma de recursos del INAH y el gobierno municipal de Chihuahua. 

El objetivo de la intervención integral es tanto la restauración como la conservación del lugar que contiene más de 300 manifestaciones gráfico-rupestres que originalmente se pensó fueron elaboradas durante tres etapas pictóricas (arcaico, colonial y apache); sin embargo, tras las investigaciones recientes del arqueólogo Enrique Chacón, del Centro INAH Chihuahua, se concluyó que no hay evidencias sólidas para considerar la presencia de apaches en este lugar.

La institución enfatizó en que dada la importancia patrimonial de Cueva de las Monas y ante el deterioro que sufren sus pinturas, el Programa Nacional de Conservación de Patrimonio Gráfico-Rupestre (PNCPGR) del INAH ha estimado la necesidad de trabajar durante otras cuatro temporadas anuales más, de aproximadamente 30 días cada una.

Dijo que durante la primera temporada recién concluida, las labores de intervención se enfocaron en avanzar en la estabilización de la capa superficial de las piedras donde quedaron plasmadas históricamente las pinturas al interior de la cueva. Las acciones para la estabilización comprenden varios procesos como la consolidación, la cual permite que la superficie de la roca pueda recuperar parte de su dureza, y con ello, evitar que se siga desprendiendo y/o perdiendo las pinturas, explicó Sandra Cruz Flores, restauradora perito, responsable del PNCPGR.

“Nosotros equiparamos la profesión de los restauradores con la de los médicos: Nuestro paciente en este caso es el patrimonio cultural. La primera parte que hacemos es el diagnóstico como si fuera una historia clínica para ver cuáles son sus problemas, sus enfermedades. En este caso, tenemos deterioros que se han sumado con el paso del tiempo, por el intemperismo y por la huella de los visitantes”, dijo Cruz Flores.