Local
Cerro Grande

Explosión dejó 3 hospitalizados y 3 casas dañadas

Asimismo 5 vehículos con afectaciones y una cuarenta de viviendas desalojadas

Silvestre Juárez/El Diario
Silvestre Juárez/El Diario

Francisco Córdova/El Diario

jueves, 24 diciembre 2020 | 07:57

Chihuahua.- Eran aproximadamente la cinco de la madrugada cuando los vecinos de la colonia Fraccionamiento Cerro Grande escucharon lo que ellos mismos describieron como el estruendo de un trueno al ras de la tierra, posteriormente una ola que hizo temblar las paredes y luego vino una nube de polvo y escombro que los cubrió de pies a cabeza e impidió su visibilidad.

Se trató de una explosión que se produjo en el domicilio marcado con el número 2426 de la calle Hacienda de Tabalaopa que dejó como saldo alrededor de tres personas hospitalizadas, según datos preliminares, así como daños materiales en tres domicilios y cinco vehículos, así como cuarenta viviendas desalojadas. “Primero sentí que una pared empujó mi cama, la casa se pandeó y hasta ahorita quedó ladeada. Lo primero que escuché a mi hermano gritando: Alex, Alex!, yo no sabía lo que estaba pasando y de pronto nos cubrió una nube de polvo del escombro. De inmediato fuimos al cuarto de mi mamá y la puerta estaba cerrada. Mi hermano la tuvo que romper a patadas, ahorita trae lastimada su pierna, pero en ese momento fue la adrenalina. Cuando entramos vimos a mi mamá prensada contra la cama, debajo de ella estaba el colchón que la ayudó, pero del otro lado estaba la pared y ella que nos pedía auxilio”, narró el joven Alejandro Carrillo, quien vivía en la casa aledaña a la explosión y cuya madre fue una de las víctimas hospitalizadas.

“Era tan pesada la pared que nosotros dos no podíamos levantarla y sólo podíamos escuchar a mi mamá gritando que la ayudáramos y que la sacáramos. Intentamos hacer palanca con un tubo, pero este hasta se dobló y tuvimos que esperar a las autoridades. Vecinos y las fuerzas de rescate, entre todos se pudo sacar a mi mamá que se llevaron en una ambulancia”, recordó.

La madre de ambos jóvenes fue hospitalizada y afortunadamente logró su alta médica horas después, por lo que fue llevada a casa de una familiar para su recuperación. Mientras tanto los jóvenes visiblemente afectados por el siniestro permanecían bajo las cintas de restricción de las autoridades, esperando como varios vecinos, se les dejara regresar a sus casas para llevarse lo indispensable.

Su madre fue una de las víctimas colaterales, pues en la casa donde ocurrió la explosión, según los informes preliminares también se debió sacar de entre los escombros a un hombre, identificado como Rubén P. T., de 63 años de edad y presuntamente a una menor de edad, de quien hasta el cierre de la edición no se habrían proporcionado datos.

Sobre el estado de salud del hombre se informó que seguía hospitalizado, sin embargo se encontraba estable. Los vecinos dijeron no ser muy cercanos, pero lo describieron como un hombre afable y cordial, pero muy reservado.

Según informó personal de Bomberos del Municipio, la investigación fue atraída por peritos de la Fiscalía General del Estado quienes serán los encargados de determinar qué provocó el siniestro, pues aunque al principio se especuló que podría haberse tratado de acumulación de gas, dicha información no habría sido confirmada.

Afortunadamente no se han registrado víctimas mortales en este siniestro que aterrorizó a los vecinos de una cuadra completa, y que debieron ser desalojados en pijamas y apenas con lo que traían puesto desde las seis de la mañana y a quienes no se permitía regresar a sus casas aún pasado el mediodía debido al peligro que esto representaba.

El trágico incidente ocurrió apenas a un día de la Nochebuena, sin embargo para los afectados como los hermanos Carrillo y su madre, esto queda en segundo plano, pues se dijeron agradecidos por haber salido con vida y saber que su madre se encuentra ya con bien.

No obstante esperaban que las autoridades los dejaran sacar algunos objetos de su domicilio antes de realizar la demolición total del sitio, que al parecer será como se proceda por protocolo.

Asimismo de los vehículos y domicilios que sufrieron daños como roturas de cimientos o vidrios, será hasta que la autoridad deslinde responsabilidades cuando se pueda decir si alguien pagará por los daños.

La familia que perdió su hogar, y la mayoría de sus pertenencias de un día a otro, puso a disposición de los chihuahuenses el teléfono 614-2308727 de su familiar de nombre Patricia Anaya, con quien se quedarán estos próximos días, para quien desee apoyar a reconstruir su domicilio, conseguir algo de ropa o lo indispensable para pasar estas fechas tras la difícil tragedia.