Local

‘Extorsión empresarial en Juárez: un impuesto criminal’

México Evalúa señala por en la frontera pagas cobro de piso o te matan y te rafaguean los negocios

Tomada de internet

Gisela Parra / Corresponsal / El Diario

jueves, 09 septiembre 2021 | 05:00

Ciudad de México-- "Me tocó vivir mucho el tema, muchísimos negocios que los quemaron, ya cuando te caían con el papelito, lo siguiente, van y te queman el changarro. Incluso llegan y te dan cachetadas a dos, tres empleados y al siguiente te lo mato, entonces mejor, más vale que empieces, amenazas muy serias, ¿por qué? Por la total impunidad, protegidos por la policía, entonces, era más el miedo que había de que si la policía se daba cuenta que denunciabas" relató a la organización México Evalúa una víctima de extorsión de Ciudad Juárez que por seguridad omitió dar su nombre. 

La organización México Evalúa realizó el estudio denominado Extorsión empresarial en Ciudad Juárez: un impuesto criminal, en el que destaca que después de tener un momento crítico entre 2008 y 2009, en 2020 se registró una tasa de 0.59 extorsiones, muy por debajo del promedio nacional de 6.26, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.  

El estudio se realizó mediante entrevistas a víctimas de extorsión, perpetradores y funcionarios públicos de seguridad, además de una encuesta de victimización que contempló una muestra de 380 microempresarios. Para identificar medidas o prácticas institucionales que permitieron darle vuelta al problema.  

"Si buscamos información más allá de los datos oficiales y usamos esos recursos para conocer mejor los retos a los que nos enfrentamos, estaremos en posición de diseñar acciones focalizadas que atiendan la dimensión local de la seguridad. Ciudad Juárez es una oportunidad", dijo Edna Jaime, directora general de México Evalúa. 

Dicha investigación explica que el delito de extorsión afecta especialmente a los micro y pequeños empresarios mientras que el sector servicios debe ser considerado como grupo de alto riesgo frente al crimen organizado quien comete las extorsiones en la modalidad de cobro de piso. 

"No era muy difícil darse cuenta del tamaño de las implicaciones que tenía dejar de pagar. Varios de nosotros tuvimos rafagueos en nuestros negocios, muertos, gente de nuestros empleados, de alguien por ahí que dijo: no voy a pagar, eso era muy arriesgado, era más que los negocios por delante, era la vida, la gente de nosotros" comentó otro empresario víctima de extorsión que agregó que es impensable dejar de realizar los pagos dado que las amenazas son efectivas. 

México Evalúa exhorta a la creación de políticas públicas en el micro y pequeño empresariado residente en el municipio de Ciudad Juárez; "cabe mencionar que en el estado de Chihuahua el problema de la extorsión empresarial de este segmento es aún más grave" explica. 

Cabe destacar que dicha investigación recopiló como principales recomendaciones de política pública el combatir la corrupción al interior de los cuerpos policiales a fin de prevenir, detectar y castigar los actos de colusión; crear la Unidad de Antiextorsión Empresarial; diseñar protocolos estandarizados para ofrecer protección directa a víctimas en caso de amenazas de quema de negocios, violencia física o muerte.

Los encuestados de victimización empresarial que contempló a por lo menos 380 microempresarios de Ciudad Juárez también demandan garantías de seguridad cuando se presenten a denunciar; ministerios públicos móviles especializados en extorsión así como desarticular redes a través de la investigación de policíaas y altos mandos del gobierno del estado. 

Según el documento, la extorsión en Ciudad Juárez tuvo su momento más crítico entre 2008 y 2009, en donde cerraron 10 mil pequeñas y medianas empresas mientras que algunos establecimientos fueron quemados ante la negativa de sus dueños a pagar la "cuota" y aunque en 2021 la percepción ha mejorado, los indicadores de la Mesa de Seguridad y Justicia ponen en evidencia que desde 2016 se registra un alza en la denuncia por el "cobro de piso". 

"En cuanto a la relación con la Fiscalía del estado, los empresarios informan que, en una primera instancia, tal institución ayudaba en las negociaciones de extorsión. Pero el problema de colusión empezó a propagarse también hacia esa institución, y los empresarios extorsionados empezaron a recibir amenazas de muerte en caso de proseguir su contacto con la Fiscalía. Desde las instituciones se emitían promesas de investigar los delitos, mismas que no se cumplían. La colusión llegó a ser tan grave, que derivó en la quema de empresas y en el asesinato de clientes, por el hecho de haber presentado una denuncia" explicó Edna Jaime. 

Agregó que lo anterior eventualmente redundó en la pérdida de confianza en las autoridades del estado por parte de los empresarios, y en un giro de solicitud de ayuda de éstos últimos hacia las autoridades federales por lo que recalcó que el problema de la extorsión no se puede enfrentar sin la colaboración cercana entre empresarios y autoridades.