Local

Fabrica invidente cajones para huertos

Reconoce Rey Arturo dificultad de oportunidades por la pandemia y su discapacidad

Juan Carlos Núñez/El Diario

jueves, 03 septiembre 2020 | 17:40

Chihuahua.- Rey Arturo Zubía Gil de 32 años, es ingeniero zootecnista, quien para poder enfrentar la crisis económica derivada de la contingencia por el Coronavirus (Covid-19), ha emprendido la fabricación de cajones especiales para huertos y composta, con lo que espera tener suficiente ingreso, sobrevivir y mejor desarrollo.

El profesionista decidió aprovechar la madera recuperada, así como hacerlos a base de tarimas, que incluye también su plástico para utilizarlo como es debido, con un costo de 500 pesos, mucho más económico que en el mercado normal.

Actualmente vive en el Municipio de Aldama, donde empezó con esta actividad para generar un ingreso en estos tiempos difíciles; como siempre es de admirarse ya que su discapacidad visual nunca ha sido un impedimento para que salga adelante.

No obstante, reconoció que hay pocas oportunidades de trabajo debido a su discapacidad, aunque ha realizado muchas investigaciones y labores importantes en su ramo, ha tenido contratos anuales, por lo que ahora está como emprendedor, ya que debido a la pandemia, la situación ha sido más complicada que antes.

Estuvo durante un año en Servicio de Extensionismo Rural  de la asociación civil INCA Rural que se basa en la formación de recursos humanos, desarrollo de capacidades para los prestadores de servicios del medio rural y personal de los organismos del sector, así como de las organizaciones de productores. 

Rey fabrica estos cajones con su propia herramienta, aunque acepta que la madera con la que trabaja ha subido de precio, por lo que su padre lo ayudó en un principio, sin embargo no es el único gasto para él, ya que su familia está en Delicias y él se vale por sí solo.

Para quien guste ayudar a Rey, comprar su producto o conocer, pueden llamar al su teléfono o enviarle un whatsapp al 6142895264 o en Facebook como Rey Arturo Zubía Gil, donde también oferta sus cajones.