Local
Por Covid y la llegada del frío

Floricultores, en bancarrota

'Lo único que nos quedaba para no perder este año era que los panteones abrieran. Nos cayó la pandemia, ahora la helada. Ahora sí, todos quebramos': floricultor

Sergio Alvídrez/El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

viernes, 30 octubre 2020 | 18:41

Chihuahua.- Floricultores de los ejidos Tabalaopa, Palestina y de la colonia Concordia, tuvieron pérdida total debido a que las bajas temperaturas de hace unos días, que quemaron prácticamente todas las flores, además de no haber podido vender lo cosechado, ya que por el cierre de panteones debido a la contingencia generada por el Coronavirus (Covid-19), no hubo demanda de la gente ni establecimientos.

En esta zona hay poco más de 10 productores con varias hectáreas dedicadas a la siembra de bellas flores, pero se calcula que hay más de 30 personas dedicadas enteramente, que es toda una tradición familiar, dependen de ello y son proveedores de una gran cantidad de florerías en la ciudad.

Pero luego de que en meses pasados tuvieron pérdidas significativas, tenían la esperanza de que las autoridades permitieran abrir los cementerios para el Día de Muertos, por lo que ahora con el regreso a color rojo del semáforo epidemiológico, tan solo un productor perdió cerca de 46 mil pesos invertidos. 

Los girasoles iban a ser su fuerte, ya que tenían crecidos miles de estas flores, pero tan solo en una noche, con el fuerte viento y helada, acabó con todo.

Usualmente, se siembra motas de obispo, crisantemos, cempasúchil, girasoles, mano de león, nube, margaritas,  que generalmente se venden a florerías, negocios establecidos o ambulantes cercanos a los panteones municipales de la colonia San Jorge, sin embargo los días más elevados de venta como el 14 de febrero, el Día de las Madres y generalmente todo el año, bajaron significativamente.

“Ahora sí puedo decirle que fue pérdida total. Lo único que nos quedaba para no perder este año,  era que los panteones abrieran. Nos cayó la pandemia, ahora la helada, ahora sí, todos quebramos”, comentó Juan Valencia, uno de los floricultores más conocidos de esta zona.

En la lateral de la avenida Palestina se pusieron varios puestos con lo que les quedaba de las flores para hacer ramos grandes y malvenderlos a siquiera 20 pesos para quienes pasen, ya que es la única manera de recuperar algo solamente para cubrir el gasto del riego y de la bomba de agua, pero ya no se podrá invertir con lo que se obtenga de ahí.

Dijo que los próximos días espera comenzar con siembra de rábanos y espinacas, que gracias a la tierra y que crecen rápido, podrán sacar algo de ingreso y con esperanza de poder volver a plantar flores para marzo del próximo año, que con mucha fe, esperan haya pasado la pandemia.

El productor reconoció que no se ha acercado ninguna autoridad de los tres niveles de gobierno para algún tipo de apoyo, pero en caso de que alguien quisiera apoyar, el fertilizante foliar líquido, otro en negro y blanco podrá ayudarles mucho, ya que el gasto en estos productos es alto, así que les vendría bien, al menos para no sentirse tan derrotados. “Yo intentaré el próximo año, otros compañeros ya se rajaron y no sembrarán flores. Están tristes, agotados. Ojalá y alguien nos apoye”, expresó.