Local

Fue “simulado”, levantón de 4 mujeres

Mantiene la Fiscalía investigación por privación de la libertad de dos de ellas

De la Redacción/El Diario
domingo, 16 junio 2019 | 15:24
Cortesía | Se investiga el paradero de Zulema y Nátali

Chihuahua.- La privación de la libertad de las cuatro mujeres del centro de rehabilitación “De la calle a la Vida”, fue una acción violenta “simulada”, para que al menos una de ellas de nombre “Nátali”, pudiera salir del lugar.

De acuerdo con investigadores de la Fiscalía Zona Centro, esto ocurrió debido a que un día antes la madre de la interna mencionada acudió a solicitar que la dejaran salir pero la negaron dicha posibilidad por no pagar una multa.

Hasta este sábado, el caso se encontraba bajo investigación en la Unidad de Desaparecidos y Ausentes de la FGE, por la privación de la libertad de Nátali Martínez de la Rosa de 35 años y Zulema Caldera Conde de 31 e incluso, se elaboraron pesquisas de ellas.

En las pesquisas se asienta que fueron sacadas por la fuerza del centro de rehabilitación por los hombres armados, pero las investigaciones arrojaron que pudo ser una acción concertada por allegados a una de las internas. De cualquier forma la investigación se mantiene abierta.

Los investigadores detallaron que uno de los sujetos que ingresó al lugar, fue identificado por una de las encargadas del mismo, quien lo reconoció como el novio de una de la internas. La mujer destacó que la madrugada del viernes 14 de junio dos hombres reventaron los candados de seguridad e ingresaron al centro, llegaron hasta el área de enfermería y llamaron a dos internas por su nombre.

Uno de ellos portaba un arma de fuego con la que las amenazó para que no impidieran el escape, situación que fue aprovechada por otras dos internas que también brincaron la barda para huir.

El jueves 13 de mayo la madre de “Nátalí”, llegó al centro ubicado en la calle Belisario Domínguez y Morelos de la colonia Palestina, solicitó que dejaran salir a su hija porque ya no quería permanecer en ese lugar, sin embargo, las directivas le explicaron que para su ingreso se manejaron algunas restricciones, entre estas estaba la de pagar una multa en caso de que no se cumpliera el acuerdo del tiempo que debía permanecer en el lugar. La mujer se retiró del sitio sin obtener resultado a su petición. Pasadas varias horas, a las 04:00 horas del viernes, las encargadas escucharon ruidos en el patio, al salir para ver que ocurría, un sujeto les apuntó con un arma de fuego, mientras observaban que cuatro internas brincaban la barda.

Fue en ese momento que reconocieron a uno de los hombres como el novio de una de las féminas.

Ese día una de las evadidas se contactó con sus padres que viven en otro municipio con la intención de que estuvieran enterados que había escapado por su voluntad.

Dos de las cuatro mujeres que fueron reportadas como privadas de la libertad el viernes por la madrugada, regresaron a sus respectivas casas, según lo que dio a conocer el personal del centro, por lo que únicamente se investiga el paradero de Nátali Martínez y Zulema Caldera, así como de los sujetos que presumiblemente las ayudaron a escapar.