Local

Fuera de la ley el 50% de camiones urbanos

Estado no subsidiará compra de unidades: César Jáuregui

Miguel Silva/El Diario

miércoles, 16 noviembre 2022 | 14:49

Chihuahua, Chih.- El 50 por ciento de los camiones del transporte público que circulan en la capital tienen una antigüedad mayor a diez años, rebasando así el límite establecido en la Ley de Transporte, afirmó ayer el secretario general de Gobierno, César Jáuregui Moreno.

En su Artículo 150 la Ley de Transporte del Estado de Chihuahua establece que: Los vehículos que sean utilizados para el transporte de pasajeros deberán sujetarse a una antigüedad que no exceda de: Colectivo, en sus clasificaciones de urbano, conurbado o metropolitano, suburbano, mixto y foráneo, no superior a diez años.

Actualmente en la ciudad circulan alrededor de 390 camiones que prestan su servicio en las rutas alimentadoras y auxiliares,  de las cuales, según estimaciones del secretario de Gobierno, César Jáuregui, el 50 por ciento tienen una antigüedad mayor a diez años; mientras que en Juárez es alrededor del 80 por ciento de los vehículos los que exceden esa normatividad.

El funcionario estatal fue enfático en señalar que el Gobierno del Estado no subsidiará la compra de camiones para el transporte público, al ser esta una responsabilidad de los concesionarios y por tratarse de un esquema desfavorable para la administración pública, que tiene otras  prioridades en materia de seguridad, salud y educación que no se pueden descuidar para subsidiar a particulares. 

Hasta el momento no se ha emitido la convocatoria para la sesión del Consejo Consultivo de Transporte en la que se habrá de analizar el ajuste a la tarifa del transporte público, la cual quedará establecida con base en un comparativo con ciudades del norte del país.

Actualmente los costos de operación son de 20.15 pesos por kilómetro y en promedio cada camión recorre 311 kilómetros por  día, esto genera un costo de 6 mil 266.65 pesos diarios, según lo dio a conocer Iván Rubio, concesionario adherido a la CTM. 

Agregó que desde el 2019, el margen de utilidad que tienen es prácticamente cero, pues todo lo que ingresa es para los gastos de operación y el sueldo de los choferes.

Por su parte, el funcionario estatal afirmó que hasta el momento no se ha establecido de cuánto será el ajuste a la tarifa del transporte público, pero ésta será el resultado de una análisis y con base en criterios que tome el Consejo Consultivo de Transporte, con condiciones que permitan la

modernización y viabilidad de los concesionarios y para los usuarios algo que resulte razonable. 

De acuerdo con información del concesionario Iván Rubio, el 65.8 por ciento de los ingresos que tienen se destina para el gasto operativo que tiene que ver con los salarios, el diésel, los consumibles como lo son aceites, filtros y otras refacciones, mientras que, el resto del ingreso se destina a gastos indirectos que tiene que ver con reparaciones mecánicas, neumáticos, así como a la utilidad, misma que, desde la pandemia se encuentra en cero.