Local
Siguen hospitalizados otros 15 en Creel

Fueron 8 los niños muertos por desnutrición en octubre

Siete son originarios de Guadalupe y Clavo y otro de Guachochi

Alejandra Sánchez/ El Diario

jueves, 03 noviembre 2022 | 08:00

Chihuahua, Chih.- Ocho niños originarios de diversas comunidades de la sierra murieron durante el pasado mes de octubre a causa de la desnutrición que se ha presentado en aquella región, dijo ayer Héctor Fernando Martínez, vicario de la Diócesis General de la Tarahumara y párroco de Sisoguichi.

En días pasados, El Diario de Chihuahua dio a conocer que 15 menores de edad habían tenido que ser trasladados a la clínica Santa Teresita en Creel debido al cuadro severo de desnutrición que presentaban.

“Esos niños siguen en la clínica y están siendo debidamente atendidos; sin embargo, lamentablemente, ocho niños han perdido la vida a causa de esta problemática”, expresó Héctor Fernando.

En lo que respecta a los niños que fallecieron a causa de este padecimiento, el sacerdote dijo que cuatro eran originarios de Guadalupe y Calvo, tres de Baborigame y uno de Guachochi.

Así mismo, el vicario señaló que anteriormente ellos como párrocos repartieron Fortiplus un nutrimental muy exitoso; pero que Hacienda intervino con la asociación donante y que ese fue el resultado.

Debido a la problemática, el sacerdote viajó hasta la capital para establecer mesas de trabajo con las autoridades estatales y posteriormente, tuvieron algunas reuniones vía zoom.

“Tuvimos una mesa de trabajo con el titilar de la Comisión Estatal de los Pueblos Indígenas y con el asesor del Gobierno del Estado porque tenemos tres problemáticas fuertes, uno de ellos es la desnutrición y por ello queremos que se atienda el programa nutricional para niños; otro sí, es el tema de los médicos en las regiones, que no son suficientes; pero más que el tema de los médicos, es el desabasto que se tiene de medicamentos”, expresó el Vicario.

En el tema de desnutrición, Héctor expresó que, es importante que, se abran de nueva cuenta los Centros Regionales de Nutrición y Albergue Materno (Cerenam), mismos que, en muchos lugares no se han abierto.

“Por ejemplo en Sisoguichi, no tenemos Cerenam; y bueno, tenerlo era importante porque aquí se daba acompañamiento a las mujeres gestantes, durante el parto y además, se nutría a los niños hasta los dos años y claro que, esto reducía de alguna manera los índices de desnutrición, pero algunos de ellos lamentablemente se cerraron y por eso volvió a aflorar el problema”.

Este, es un padecimiento patológico que se presenta en distintos grados de seriedad y de diversas manifestaciones clínicas causado por la asimilación deficiente de alimentos ingeridos por el organismo.