Local

Galería: Construye ISAD altar de muertos

El proyecto reinterpreta una de las tradiciones más íntimas y antiguas de la cultura mexicana

Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

sábado, 02 noviembre 2019 | 10:01

Chihuahua.-  Alumnos del Instituto Superior de Arquitectura y Diseño (ISAD) construyeron un megaaltar de muertos en las inmediaciones del Parque Metropolitano El Rejón, el cual será exhibido a partir de hoy por la tarde. 

Desde hace seis semanas un grupo de casi 100 estudiantes de primer grado divididos en comisiones y con la guía de cuatro asesores del personal académico, llevaron a cabo un proyecto que reinterpreta una de las tradiciones más íntimas y antiguas de la cultura mexicana. 

Según comentaron los participantes, la manufactura de la instalación no sólo buscó la armonía y la estética, pues gran parte de los materiales fueron reutilizados, y aunque el unicel es una opción más dócil para la creación y construcción de figuras los alumnos decidieron presidir de este y buscar otro material más amigable con el medio ambiente. 

En esta ocasión, en lugar de dedicar el altar a una persona fallecido, optaron por algo más metafórico: representar los roles de género tradicionales que deben permanecer enterrados, ya que sólo han generado violencia y desigualdad, razón por la que la instalación es también parte de concientización. 

El altar estará iluminado en todo su esplendor durante hoy y mañana, dentro del festival gastronómico Cuulinaria. 

Además, hay un camino de más de 100 metros que recorre la ofrenda delimitando ambos lados por rehiletes naranjas y amarillos, que sustituyen a la flor tradicional de cempasúchil. 

Al llegar al altar, las luces se asomarán entre los huecos de la instalación de altos paneles de madera que simulan el papel picado, una pared cubierta de cráneos y flores que recuerdo a los antiguos zompantlis aztecas. 

Una catrina de más de tres metros que descansa sentada al cuidar la estructura y da la bienvenida a los habitantes. 

Además, dicho altar tiene una experiencia de 360 grados a diferencia del tradicional de 180 grados, con bancas luminarias dentro de ellas, diseñadas especialmente para que los vivos se adentren en su sus colores y formas. 

jnunez@diarioch.com.mx