Local

GCC se mantuvo parada tres días y medio por apagones

Evalúan buscar hacer válida la póliza de seguro y mitigar la pérdida económica

Tomada de internet / Imagen ilustrativa

Manuel Quezada/El Diario

sábado, 20 febrero 2021 | 05:00

Debido a los cortes de luz eléctrica e insuficiencia en el suministro de energía de alta tensión, la planta cementera de GCC en la ciudad de Chihuahua, se mantuvo parada tres días y medio, lo que generó cuantiosos daños por la interrupción abrupta de la energía, los cuales se evalúan para buscar hacer válida la póliza de seguro y mitigar la pérdida económica. 

Lo anterior lo informó ayer Sergio Sáenz, director de Comunicación Corporativa, quien precisó que, desde el pasado lunes, cuando inició la contingencia de la energía eléctrica se pudo reanudar las operaciones de las plantas en Juárez y Samalayuca y gracias a los inventarios se pudo cumplir con los compromisos que tiene el grupo. 

Agregó que la planta que se tiene en Odesa, Texas no sufrió interrupción alguna en sus operaciones por la contingencia climática y suspensión de servicios que se tuvo en zonas de esta entidad norteamericana.

Sergio Sáenz detalló que el lunes por la falta de energía se pararon las plantas cementeras de GCC en Chihuahua, ese mismo día se restableció la operación en Juárez y Samalayuca, pero en la de la capital se reinició la labor del molino hasta el jueves a las 11 de la mañana.

Gracias a los inventarios que se tenían se pudo cumplir con los compromisos de los clientes, reiteró.

“Si tenemos daños, eventualmente si hay daños cuantiosos, pero todavía no se tiene una definición, ya que apenas se está haciendo la evaluación de los daños por la interrupción abrupta que se tuvo”, expuso.

Informó que no se suspendió en toda esta contingencia ningún suministro ni se mandó a casa a los colaboradores ya que la CFE ni Cenace decía cuánto iba a durar la suspensión.

Actualmente ya se tiene comunicación con la administradora de energía para una mayor programación.

Informó que por lo que hace al suministro de energía eléctrica, observó que la planta requería seis mega watts y el pasado lunes y martes iniciaron con la entrega de dos, una cantidad que no era suficiente para reestablecer la operación, y fue hasta el jueves por la mañana cuando ya se dispuso la cantidad necesaria para poder trabajar.

Sergio Sáenz señaló que echar a trabajar el horno de GCC no se puede hacer en un tiempo, breve se requiere hasta un día para alcanzar la temperatura adecuada, por eso es que sí hay daños, los cuales todavía no están cuantificados.

Comparó que en Estados Unidos no se tuvo problema alguno en la planta de Odesa, un área que no fue muy afectada por la contingencia, ya que lo más fuerte se reportó en Houston y Dallas.

Recordó que las otras plantas de GCC se encuentran en zonas más alejadas, en Nuevo México, Colorado, Montana y Dakota.

Finalmente, el director de Comunicación Corporativa dijo que se evalúan los molinos y hornos para establecer los daños que pudo haber con las interrupciones abruptas de la energía eléctrica.