Local

Hallan fuerzas en la fe para buscar a sus hijos

En una cruel ironía, viven con la esperanza de encontrarlos con vida... o sin vida

Alejandra Sánchez/El Diario

jueves, 21 abril 2022 | 09:30

Chihuahua, Chih.- Los padres de Martín Jesús Escobar García, Jesús Israel Gutiérrez Hernández, José Alfredo Lozania Núñez y de Martín Osorio Tapia, tienen una cosa en común, sus hijos se encuentran desaparecidos y viven con la esperanza de volver a encontrarlos con vida, o sin vida.

El cielo tenía tonos negros, azules y verdes; aún no terminaba de amanecer cuando en punto de las cinco de la mañana se comenzó a organizar un operativo de búsqueda para tratar de localizar a cuatro hombres con reporte de desaparición.

El punto de reunión fue en la avenida Equus al sur de la ciudad. Al lugar arribaron elementos de la Fiscalía General del Estado, integrantes de la asociación civil Justicia para Nuestras Hijas, agentes de Seguridad Pública Municipal, así como padres, madres y hermanos de las víctimas.

Los agentes de la policía montada bajaron los caballos de los remolques y comenzaron a ensillarlos, al mismo tiempo en que los elementos de K9, sacaron de la jaula a los caninos; posteriormente se realizó una formación y se repartieron las pesquisas.

La instrucción la dio uno de los peritos, el cual dijo que el objetivo del rastreo era tratar de encontrar a alguno de ellos, o bien a cualquier otra persona, restos óseos y/o prendas con tejido hemático que pudieran dar indicios de algo.

“Hay que ir siempre atentos, atentas y con la mirada abajo; en caso de encontrar algo, hay que levantar la mano, no hay que tocar nada”, dijo uno de los elementos.

Luego de tener claras las instrucciones se empezó a “peinar la zona”, fueron exactamente mil 200 metros de largo y 600 de ancho los que se recorrieron.

“Esperemos que encontremos algo”, fue el comentario de uno de los familiares.

Al principio, fue más sencillo, ya que la zona estaba un poco más “pareja”, sin embargo, entre más se recorría, el camino se hacía más difícil pues estaba llenó de maleza seca y espinas que se enterraban en las piernas al caminar.

Aún así, todos tenían la esperanza de hallar algo que ayudara en la investigación. La madre de Israel levantó la mano y con los ojos hùmedos dijo: “aquí hay un pedazo de una playera”, (mientras señalaba la prenda la cual se encontraba agarrada a una vara), “él traía una playera roja el día que desapareció”, dijo.

Ante eso, los elementos hicieron lo pertinente y levantaron la muestra.

Durante el trayecto, se encontraron también algunos huesos, pero todos de animales, ningún otro vislumbre de que hubiera restos humanos en el lugar.

Entre más pasaban las horas todo se tornaba más complicado; el sol comenzó a salir, el cansancio comenzó a incrementar, pero los ánimos de encontrar algo seguían latentes.

“Ya está mucho más caluroso”. “Ya está quemando más el sol, pero hay que tener fe en que hallaremos algo”, fueron algunos de los comentarios por parte de los familiares.

Eran las 12 del mediodía y aún no se encontraba nada. Algunas personas se detenían a descansar un momento y a tomar la poca agua que les quedaba. Muchos, si no es que, la mayoría no habían ni siquiera desayunado.

Pese a estar cansados, los padres se rehusaron a abandonar la búsqueda.

Estos casos, son atendidos por la asociación civil Justicia para Nuestras Hijas, la cual da acompañamiento psicológico, jurídico y social.

“Estos jóvenes tienen desaparecidos unos desde el 2019, otros del 2020 y 2021, entre las actividades de búsqueda, los buscamos con vida y bueno, desafortunadamente esta diligencia consiste en búsqueda sin vida; lamentablemente Chihuahua sigue siendo un estado muy grande, pero sigue teniendo muchísimas desapariciones”, informó Norma Ledezma, fundadora de la asociación.

En este día se trabajó particularmente con la Comisión Estatal de Búsqueda, la Unidad de Personas Ausentes, la Unidad de Personas Desaparecidas de Mujeres y la Policía Municipal.

“Estamos en este lugar muy cerca del libramiento Oriente, acá por Punta Oriente, aquí donde está tan sólo pero también en donde ha habido referencias en donde se han encontrado a personas sin vida, es por ello que se realizan estas acciones; estamos y seguiremos promoviendo y accionando en estas diligencias”, expresó Norma.

Tras no encontrar nada, la autoridad, así como las madres, padres y hermanos regresaron de nueva cuenta.

Cansados, con la desilusión de no haber hallado nada, pero también con la esperanza de encontrar a sus hijos con vida. “Fue un recorrido largo, pero seguiremos buscando hasta encontrarlos”, dijo el padre de uno de las víctimas.

De acuerdo con datos del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, al tres de febrero del presente año, en el estado de Chihuahua existen 3 mil 464 personas desaparecidas, por lo que la situación requiere atención urgente, medidas contundentes para su prevención y resolución.

El rastreo terminó a la 1:30 de la tarde, es decir, más de ocho horas de búsqueda continúa. Al final, los familiares no encontraron nada, salvo su fe y su esperanza, que se mantienen intacta.