Local

Hoy, imposición de ceniza... con restricciones

Se llevará a cabo con las debidas medidas sanitarias

Juan Alanís/ El Diario

Manuel Quezada/ El Diario

miércoles, 17 febrero 2021 | 06:11

Chihuahua.- Con la toma de ceniza, guardando las medidas sanitarias, la Iglesia Católica iniciara la Cuaresma, el tiempo de preparación para celebrar la Pascua; la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, informó el padre y vocero de la Arquidiócesis de Chihuahua, Gustavo Sánchez Prieto.

El ritual impone también el día de ayuno que obliga de los 18 a los 60 años cumplidos y la abstinencia a partir de los 14.

Constancio Miranda, arzobispo de Chihuahua emitió un mensaje de Cuaresma en el que resalta que los creyentes se disponen a recorrer de nuevo el camino cuaresmal, que conducirá a las solemnes celebraciones del misterio central de la fe, el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

“Nos preparamos para vivir este tiempo de gracia que la Iglesia nos ofrece para meditar sobre las obras de la salvación realizada por el Señor en la Cruz”, apunto.

Señaló que la Cuaresma, no es un tiempo litúrgico para quedarse, lleva hacia la Pascua, prepara la Pascua. Viene siendo una ocasión providencial de conversión, ayudándonos a contemplar este estupendo misterio de amor.

En este tiempo de la pandemia causada por el Covid-19, hemos aprendido a voltear hacia Dios pidiendo su auxilio, nos ha permitido valorar la vida y cuidar la salud, nos hemos abierto más a nuestros hermanos; todo esto y más, nos ayudará a vivir más intensamente este Tiempo de Cuaresma, indicó.

Como medios para aprovechar la Cuaresma, para que realmente sea un tiempo de gracia, la Iglesia nos propone la práctica eficaz del ayuno, la limosna, la oración y la penitencia, indicó el arzobispo.

Privarse no sólo de lo superfluo, sino también de algo más, para distribuirlo a quien vive en necesidad, contribuye a la negación de sí mismo, sin la cual no hay auténtica vida cristiana. Y nutriéndose con la oración incesante, el bautizado demuestra, además, la prioridad efectiva que Dios tiene en su propia vida.

Pidió que nuestras vidas se orienten cada vez más hacia el Señor y hacia el cumplimiento de su voluntad. Todo esto para prepararnos mejor a celebrar las fiestas de la Pascua, el misterio más grande y sagrado de nuestra fe.

La Cuaresma, permite retornar a las raíces de la fe, meditando sobre el don de gracia inconmensurable que es la Redención, dándonos cuenta de que todo ha sido dado por amorosa iniciativa divina.

Señaló que Dios nos ha amado con infinita misericordia, a pesar de la grave ruptura ocasionada por el pecado en la persona humana. Se ha inclinado con benevolencia sobre nuestra enfermedad, haciendo de ella ocasión para una nueva y más maravillosa efusión de su amor.