Local

Impune, asesinato de exministerial

A casi 2 meses del crimen, en el que están implicados al menos 10 policías municipales, no hay detenidos

De la Redacción/El Diario

domingo, 09 junio 2019 | 11:25

Chihuahua.- A casi dos meses del asesinato del exministerial Leopoldo Eduardo Soto por policías municipales, su crimen continúa en la impunidad, en tanto que su esposa, Jenny Prieto, hizo un reclamo de justicia a las autoridades.

Crimen del cual ella y sus hijos fueron testigos, pero en cuyo caso nunca se presentó al comandante que ellos identifican como el principal culpable de su muerte y de quien desconocen el nombre.

Actualmente la familia vive entre carencias, están a punto de perder el lugar donde viven y temen por su integridad física debido a que los responsables gozan de impunidad.

“Yo le dije al investigador, -no son cinco, son hasta 10-. Quieren nada más poner a cinco, los tres que lo llevaban (atrás) de la patrulla y los que iban manejando. Pero nosotros, yo y mis hijos, vimos quien fue. En uno de los videos sale quien es y se ve clarito”, explicó, pero condenó que esta persona, quien dice es comandante, nunca fue presentado.

Soto falleció la madrugada del 18 de abril de este año, víctima de asfixia por estrangulamiento durante un operativo de arresto por presunta violencia familiar en su domicilio en la colonia Villa Juárez, al sur de la ciudad.

Según los informes que fueron proporcionados tras la necropsia, el hombre falleció antes de llegar a la Comandancia de la Dirección de Seguridad Pública Municipal. La FGE consignó por homicidio a José Guadalupe D. S., Luis Alberto T. M., David Abraham R. G., Fernando M. L., y Pedro Roberto C. C. Sin embargo, el viernes 26 de abril la juez de Control, Karla Otero, evidenció fallas en las pruebas de Fiscalía del Estado para intentar incriminar a cinco policías municipales por el asesinato del exministerial, por lo cual los dejó en libertad y en posibilidades de reincorporarse a sus tareas en la corporación de seguridad pública de Chihuahua capital.

La viuda señaló que el verdadero responsable no ha sido citado a declarar, ni se ha presentado en audiencias.

Ante la falta de justicia Jenny, madre de tres hijos, comentó que no han recibido ningún tipo de indemnización debido a que no hay responsables aún de este brutal asesinato en el que a pesar de haber testigos y confirmación de la necropsia, ningún policía ha sido condenado.

“Yo vi a uno de los que presentaron trabajando en las ferias. Según ellos los iban a suspender, pero ya están trabajando”, detalló, y añadió que debido a esto ha buscado justicia incluso ante el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, por lo que recibió la atención de un secretario particular, aseguró.

Jenny atribuye la falta de justicia a que las corporaciones están “amafiadas”, con lo que buscan protegerse a sí mismos.

“Yo sé cómo trabajan, por mi esposo sé que las cosas están viciadas. Ahora voy a pedir la exhumación del cuerpo porque por lo que vimos en el cuerpo él pudo hasta ser torturado, casi le arrancan los dedos. Pero queremos que sea valorado por peritos o de Sonora o de (la Ciudad de) México”, comentó.

Hasta el momento la familia atraviesa distintas carencias debido a que Soto era el proveedor económico.

La viuda reprochó que no han tenido el acercamiento de ningún organismo de gobierno pues incluso su hijo dejó la preparatoria ante la falta de recursos económicos para sostenerse.

La investigación que lleva ya casi dos meses desde el brutal homicidio aún no ha arrojado a los culpables que a pesar de que pueden ser identificados por la familia en ningún momento se les ha dado esta oportunidad.

Por su parte la Dirección de Seguridad Pública a través de su departamento de Comunicación Social dijo desconocer en que proceso se encuentra la supuesta suspensión de los elementos implicados, por lo que no se negó o afirmó que continuaran en las filas de la corporación.