Local

Indignación y tristeza por la muerte de Myrna

Rogábamos porque fuera una noticia equivocada: maestros

Salud Ochoa/El Diario
domingo, 05 mayo 2019 | 10:15

Chihuahua.- Maestros de Myrna, la joven localizada sin vida la mañana de este sábado en la colonia San Jorge, manifestaron a El Diario su indignación y tristeza ante lo ocurrido ya que aseguran, “era una persona que se daba a querer”. La muerte de su padre, hace algunos años, fue un hecho que marcó la vida de la jovencita quien, según los entrevistados, llevaba un diario donde escribía y dibujaba todo lo que le sucedía.


Tere, quien fuera su profesora en el coro de la iglesia San Jorge donde Myrna participó desde los 8 años, dice que la noticia de su fallecimiento ha impactado a todos quienes la conocían y formaron parte de su vida en algún momento.


“Fue una noticia muy dura y muy impactante para nosotros porque la queríamos. Cuando nos enteramos yo lo único que pedía a dios es que ojalá la noticia estuviera equivocada, pero desafortunadamente no fue así.  Era una niña muy dulce, tranquila, cantaba muy bonito. La traté desde pequeña y aunque cuando cumplió 18 años se salió del coro porque tenía que trabajar y estudiar, seguíamos en contacto. 


De pronto nos encontrábamos en el camión, nos saludábamos con mucho gusto porque nos queríamos mucho”.


De acuerdo con la entrevistada, la joven estudió Puericultura pero también trabajaba los fines de semana en el tianguis, con la intención de apoyar a su madre y 3 hermanos menores de edad.


“Iba al tianguis y ayudaba a las señoras que venden allí. Era calladita aunque siempre buscaba salir adelante, por eso no puedo creer lo que sucedió”, señala con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada asegurando que la recordarán con mucho cariño.


“Es algo muy triste, se vienen los sentimientos y uno se pregunta si quizá debí haberla apapachado más, escuchado, ayudado. Siempre la voy a recordar como una niña con mucho amor que dar. Su padre falleció cuando estaba chiquita y lo extrañaba mucho, ella tenía ese pesar; la ausencia de su papá la marcó toda la vida pero no se dejaba vencer”.


La maestra Tere recuerda una anécdota respecto al gusto de Myrna por el canto, especialmente las alabanzas.


“Le gustaban mucho las alabanzas, bailar y cantar. Un día un profesor le dijo que no servía para cantar y eso la puso muy triste. Cuando me lo dijo le grabé una vocalización y la puse a repetirlo todos los días hasta que finalmente pudo lograrlo. Así era ella, se proponía cosas y las lograba”.


Finalmente, Tere habla de un diario que la joven tenía donde anotaba todo lo que le iba ocurriendo y que quizá –dice- pudiera ser de utilidad en la investigación, ya que si algo o alguien la hubiese molestado, tal vez lo dejó impreso allí.