Local

Inicia la Cuaresma con nueva normalidad

Realizan la imposición de ceniza sin contacto físico y para llevar

Silvestre Juárez/ El Diario

Juan Carlos Núñez/ El Diario

jueves, 18 febrero 2021 | 07:20

Chihuahua.- El arzobispo de Chihuahua, Constancio Miranda Weckmann, ofició ayer la misa de inicio de la Cuaresma con la imposición de ceniza en la Catedral capitalina con una asistencia moderada al cumplir con las medidas sanitarias como sana distancia, uso de cubrebocas, en la entrada se mide la temperatura y se proporciona gel antibacterial.

Desde temprano comenzaron a llegar los feligreses a quienes se espolvoreaba la ceniza en forma de cruz sobre la cabeza, pero también se proporcionaba para llevar a quienes tuviesen familiares enfermos o que por alguna razón no pudiesen acudir a los templos.

El ritual católico también impone el día de ayuno que obliga de los 18 a los 60 años cumplidos y la abstinencia a partir de los 14 años. Es por ello que la Iglesia Católica inicia la Cuaresma, tiempo de preparación para celebrar la Pascua; la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Durante el mensaje del obispo, mencionó que es tiempo de hacer cambios de vida pero de actitud para mejorar y con humildad.

Esto, lo basó en el Evangelio según San Mateo, el cual dice textualmente lo siguiente: “En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tenéis recompensa de vuestro Padre celestial.

Por tanto, cuando hagas limosna, no mandes tocar la trompeta ante ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles para ser honrados por la gente; en verdad os digo que ya han recibido su recompensa.

Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vean los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa.

Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará.

Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran sus rostros para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo que ya han recibido su paga.

Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no los hombres, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará”.

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para el arrepentimiento de los pecados y vivir más cerca de Cristo.

Dura 40 días, basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia. En ésta, se habla de los cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

Comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, se hace un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que deben vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

La Semana Santa de este 2021 comprenderá a partir del Domingo de Ramos el 28 de marzo al 3 de abril.