Local

Irá IMSS a las empresas a atender a los empleados

Va el IMSS al trabajo de los que no van al doctor por razones laborales / Comienza mañana el programa preventivo ELSSA

De la Redacción / El Diario

domingo, 01 mayo 2022 | 05:00

Chihuahua.- El principal pretexto de los trabajadores que no cuidan su salud es que no pueden salir de su centro de trabajo para acudir al doctor, por ello a partir de mañana el Instituto Mexicano del Seguro Social pondrá en marcha un programa para acudir a las empresas a revisar y atender a los empleados. 

La estrategia denominada ELSSA (Entornos Laborales Seguros y Saludables) será presentada el lunes y buscará llevar servicios de salud preventivos a los 20 millones de trabajadores del país (casi un millón en Chihuahua) que descuidan su bienestar, lo cual trae costos elevados para ellos mismos, para las empresas y el IMSS, que debe cubrir el pago de incapacidades. 

El organismo ha identificado a través de su área de Salud en el Trabajo las condiciones inadecuadas de salud en un alto número de personas trabajadoras afiliadas al instituto, que impactan su calidad de vida, multiplican la demanda de servicios de salud y deterioran la operatividad de las empresas.

Se trata de un problema de salud pública de las personas trabajadoras, cuando estas se accidentan o su condición física se deteriora por padecimientos crónico-degenerativos no prevenidos o atendidos oportunamente, además de los efectos negativos que esto produce en la población, se afecta la productividad y operatividad de las empresas. 

Este escenario se hace más crítico en situaciones como la pandemia por COVID-19. 

La pandemia permitió identificar que más de 10 millones de personas trabajadoras registradas en el IMSS no habían tenido una vigilancia adecuada de su salud y presentaban alguna condición de riesgo o vulnerabilidad ante este virus.

Durante la pandemia se dieron 4.6 millones de incapacidades por COVID-19. Las incapacidades representaron más de 44 millones de días laborables perdidos.

Los costos ocultos del presentismo (cuando el trabajador acude enfermo a la empresa o cuando no es productivo por múltiples razones, y en menor grado ausentismo, incapacidades temporales, e incapacidades prolongadas), puede ser mucho mayor para las empresas que lo derivado por atención médica y farmacéutica. 

Según los datos del organismo, los costos direct pueden representar aproximadamente el 75 por ciento, principalmente por presentismo. 

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 y 2019 reveló que en la etapa prepandemia en México existían 8.6 millones de personas de más de 20 años que padecían Diabetes Mellitus y 15.2 millones con Hipertensión Arterial, de ellas, el 75.2 por ciento registraba sobrepeso u obesidad y el 15.4 por ciento padecía depresión.

De acuerdo a registros de 2019, en el IMSS se generaron 2.5 millones de días de Incapacidad Temporal para el Trabajo (ITT) a causa de 107 mil 764 casos; mientras que  mil 342 casos por trastornos musculo-esqueléticos en espalda generaron más de 50 mil días de ITT.

En 2021, el impacto económico para el IMSS por concepto de incapacidades fue de 20 mil 128 millones de pesos (riesgo de trabajo: 3 mil 816 millones de pesos; enfermedad general: 10 mil 26 millones de pesos y maternidad: 6 mil 286 millones de pesos).

En ese mismo año, los motivos más comunes por las que un trabajador solicitó una incapacidad para el trabajo fueron: enfermedades respiratorias, del sistema osteomuscular y del tejido conjuntivo, luxaciones, esguinces y torceduras. Las fracturas representaron el mayor gasto en materia de subsidios por incapacidad temporal para el trabajo.

Ante este panorama de salud en el trabajo, mañana lunes 2 de mayo en Monterrey, Nuevo León, se llevará a cabo un gran encuentro donde autoridades del Instituto Mexicano del Seguro Social, en coordinación con el sector empresarial, presentarán la estrategia enfocada a prevenir el deterioro de la salud de las más de 20 millones personas trabajadoras afiliadas al instituto. 

Este evento congregará a representantes del gabinete del gobierno federal, empresarios, empleadores y del sector obrero.

La salud de las personas trabajadoras es una prioridad para el IMSS y un primer peldaño encaminado a sanear la operatividad de las empresas, lo que genera un círculo virtuoso que tendrá un impacto directo en la economía del país.