Local

Ivannia cumplió 19 años sólo cinco días antes de su plagio y homicidio

Su cuerpo fue arrojado a un tiro de mina, a más de 250 metros de profundidad

De la Redacción/El Diario
jueves, 22 agosto 2019 | 20:16

Ivannia Perea Prieto, cuyo cuerpo fue localizado en el fondo de un tiro de mina a más de 250 metros de profundidad, había cumplido apenas los 19 años cinco días antes de que hombres armados la “levantaran” junto a su padre en su domicilio en Jardines Universidad.

Era una joven de carácter afable, según la describen amigos y familiares, que se había interesado por estudiar la carrera de Derecho pero que decidió dejarla después del segundo semestre para empezar a trabajar.

La mañana del jueves 25 de julio se disponía a ir a su trabajo cuando al intentar subir a su auto varios sujetos armados la sorprendieron y la obligaron a subir al mismo.

Su padre, del que se había despedido segundos antes, escuchó el forcejeo y al salir en su ayuda fue también obligado a ingresar a un automóvil.

Faltaban pocos minutos para las 9:00 de la mañana.

De acuerdo con allegados a las investigaciones, las cámaras instaladas en el Periférico de la Juventud captaron el avance de tres autos; en uno de ellos se presume que llevaban a Ivannia, en el otro a su padre y uno más iba escoltando. Pero el registró se perdió más adelante.

El celular de Ivannia, en cambio, permaneció dando señales del sitio por el que avanzaba hasta llegar al municipio de Santa Eulalia, donde el rastro se esfumó.

El caso de esta doble desaparición había permanecido en el anonimato porque las autoridades de la Fiscalía solicitaron a la familia evitar difundir la pesquisa en redes sociales, pero el domingo 4 de julio el rostro de Ivannia y de su padre Martín Perea salieron a la luz.

Una solicitud de apoyo a “David Nostas, el buscapersonas”, daba cuenta de lo que se cree sucedió la mañana de la desaparición forzada:

Ivanna se disponía a ir  al trabajo y cuando abrió el portón de su casa un hombre le saltó al paso, la sujetó con fuerza y la obligó a meterse a su propio vehículo, un camaro 2016 de color oscuro.

Se cree que la violencia ejercida fue el ruido extraño que escuchó su padre.

“Martín escuchó el alboroto y bajó a ver qué sucedía, y al ver que se estaban llevando a su hija trató de defenderla y a él también lo sometieron”.

Tomaron las llaves del auto de Martín, un BMW, 2001 de color blanco, lo metieron y también se lo llevaron.

La persona con la que hablaba Martín se alertó por la forma en que la comunicación se había cortado. También los familiares cuando intentaron, sin conseguirlo, establecer comunicación con ellos y conocer que ni Ivannia ni Martín habían llegado a sus respectivos trabajos.

Lo que hallaron al acudir a la casa los preocupó aún más: la puerta estaba abierta, los recipientes en los que la joven llevaba habitualmente sus alimentos estaban en el suelo y había objetos regados por el lugar.

“Desconozco el total de los tipos que se los llevaron…entraron a la casa y se llevaron objetos de valor que encontraron y después de esto se fueron”, apuntaba en la denuncia.

Después de 33 días de la desaparición el pasado 17 de agosto, cinco cuerpos fueron encontrados dentro del tiro de una mina, en el municipio de Santo Domingo, en Aquiles Serdán, uno de ellos era el de Ivannia.

Para la extracción fue necesario el apoyo de la Escuela de Rescate de la Cruz Roja, quienes junto con personal forense realizaron varios descensos para procesar la escena.

El rescate se realizó a una profundidad de 250 metros bajo la superficie, en el fondo de la mina. El padre de Ivannia permanece sin ser localizado.