Local

Jesús, abuelito entregado al arte y a su familia

Ícono en el estado, es quien personifica al Padre de la Patria, Don Miguel Hidalgo

Juan Carlos Núñez/El Diario

sábado, 29 agosto 2020 | 17:40

Chihuahua.- Con toda una vida dedicada a las artes escénicas, Jesús Ramírez Mendoza, celebró el Día del Abuelo junto con su familia y segundo año con su bisnieta, Isabella, quien a pesar de la actual contingencia sanitaria por el Coronavirus (Covid-19), continúa con el trabajo creativo en el teatro y con la esperanza de volver a escena, tanto en la dirección como en actuación.

El conocido “Profe Chuy” es el mayor y patriarca de la dinastía de los Ramírez, familia dedicada al teatro por generaciones, padre de la directora y maestra, Holda Ramírez y del actual “Pancho” Villa de Chihuahua, Azgard Ramírez, así como de su nieta, Semjase Ugalde, quien ha sido la más joven en debutar en teatro con un año.

Con 76 años, el maestro Ramírez decidió festejarse al consentir a su bisnieta al construirle una alberquita en su casa, porque sabe lo gustosa que es del agua, así que toda la familia a gusto y unidos, como siempre lo han demostrado.

Nacido en Toluca, Estado de México, 14 de mayo de 1944, aunque ha vivido en Chihuahua por más de 30 años, se ha dedicado a la enseñanza del arte dramático por 58 años, fundado de grupos, compañías, maestro. Es un ícono en el estado y actualmente es la personificación del Padre de la Patria, Don Miguel Hidalgo y Costilla, a quien ha representado en múltiples ocasiones por casi dos décadas.

El abuelo ahora bisabuelo histrión, ha participado en cientos de puestas en escena, ha montado y fabricado escenografías, dirigido y escrito decenas de obras de teatro, interpretaciones en comerciales, cortometrajes, películas, documentales y todo tipo de muestras escénicas relacionadas con el arte.

Además suele participar en la literatura con algunos escritos, adaptaciones y por su puesto su libro más famoso “Mi Vida en El Teatro”, que narra desde su primera experiencia en las artes escénicas cuando era muy joven y las diferentes peripecias de los años, todo siempre relacionado con el arte, tanto los momentos de gran alegría y optimismo, hasta los más agrios y complicados.

Considerado un abuelo cariñoso, consentidor y comprensivo, comentó que estos años han sido de mucha alegría para él por hacer lo que le gusta y que su familia sea parte de eso, especialmente al dejar el legado a las nuevas generaciones que lo han visto como el gran maestro y siguen sus pasos.

Reconoció que este año iba a ser uno de los más activos en cuestión teatral con una agenda totalmente llena, pero la contingencia golpeó muy duramente, porque el dedicarse al arte en medio de una pandemia, es muy difícil, especialmente porque no hay una seguridad ni garantía para los artistas por parte de las autoridades.

No obstante, gracias a que el maestro es jubilado de Telégrafos de México, al ser uno de los últimos sobrevivientes de aquel icónico oficio que aún se usaba a pesar de la llegada del teléfono, puede contar varias anécdotas de su vida, además que empezó a los 16 años a trabajar ahí y tiene todo tipo de historias.

Aún que la contingencia ha detenido la escena teatral al estar cerrado prácticamente todos los recintos y prohibidas las aglomeraciones de personas, no ha dejado de estar activo, ya que como todo buen artista, se ha adecuado a las nuevas tecnologías y participado en muestras de “Teatro Breve Virtual” con varios de sus colegas, quienes han transmitido diferentes obras a través de las redes sociales.

Además, prepara el monólogo teatro documental “2 de Octubre No Se Me Olvida”, que está por definir recinto en conmemoración de la fecha tan icónica y trágica para México con la masacre de Tlatelolco del movimiento estudiantil de 1968, trabajo que narrará sus experiencias basadas en este hecho durante su juventud cuando vivía en México.

También de manera virtual participará en “Madrugada de Muertos” en noviembre, está en preparación para un cortometraje con jóvenes cineastas entusiastas, además de trabaja en la adaptación a teatro de una novela de un escritor chihuahuense.

Es así que a pesar de la crisis y contingencia, no ha dejado de trabajar junto con su eterno amante, el teatro. Pero aceptó que se quedó  con muchas ganas de concretar los planes de este 2020, especialmente de montar “El Quijote”, que tanto es admirador de la obra de Miguel de Cervantes Saavedra, además que ha personificado a Alonso Quijano, el Caballero de la Triste Figura.