Local
Beneficiaron liberación de feminicidas: mamá de Paulina

‘Jueces y policías son cómplices’

Madre de menor asesinada clama justicia; homicida fue dejado en libertad por buena conducta

Heriberto Barrientos/ El Diario

martes, 29 septiembre 2020 | 06:40

Chihuahua– “Si un juez, Ministerio Público o policía beneficia a un asesino y esa persona sale de prisión o lo deja ir, es también cómplice de lo que haga él”, expresó la señora Patricia Morales Rodríguez, madre de la joven Paulina Luján Morales, de 16 años, cuyo feminicidio impactó en el mes de marzo de 2008 a la sociedad chihuahuense.

En entrevista con El Diario, señaló que “no se vale lavarse las manos” por parte de las autoridades, quienes en el grueso de los casos no han dado resultados en la identificación y captura de los responsables.

Pero lo más grave –subrayó–, es que las autoridades están siendo muy benevolentes con los asesinos.

Fue en el mes de enero del presente año cuando uno de los asesinos de su hija, José Raymundo Quezada Sandoval, inicialmente sentenciado a 60 años de cárcel, luego reducido a 27 años de prisión, obtuvo sorpresivamente la libertad por parte del juez oral Rodolfo Romano Hernández.

“Mientras ellos no hagan su trabajo, nosotros seguiremos exigiendo justicia con una herida en el alma que nunca va a sanar. Muchas madres tienen ilusión de encontrarlas vivas. Yo gracias a Dios puedo ir a llorarle, a platicar con mi hija, pues sé dónde está (cementerio), pero muchas personas ni siquiera eso. Para mí es un descanso”, dijo.

La señora Patricia Morales lamentó que el fenómeno del asesinato de mujeres no disminuya en Chihuahua y en el país, sino al contrario, vaya en aumento.

Pero fue enfática al responsabilizar públicamente a los juzgadores y/o servidores públicos en áreas de procuración de justicia, debido a los beneficios que están otorgando a los criminales para que evadan la acción de la justicia.

“¿Dónde queda uno de los principales objetivos de la leyes, que es poner el ejemplo con castigos ejemplares para que no se vuelvan a repetir estas conductas? No lo vemos, sólo en los discursos del presidente, del gobernador, de los servidores públicos”, refiere.

Pero también reconoció que hay servidores públicos en la fiscalía que se preocupan por hacer bien su trabajo.

“Se siente impotencia, de que a los criminales los saquen de la cárcel. Hay artículos de las leyes que los hicieron los diputados, no sabemos si por consejo de los magistrados, pero no se permite defender correctamente a la sociedad”, manifestó.

Paulina Luján Morales, de 16 años, salió el 10 de marzo de 2008 del Colegio de Bachilleres Plantel 2 en esta ciudad, y cuando caminaba a su casa fue sometida por dos sujetos, quienes la subieron a la fuerza a un vehículo.

La joven en el momento del rapto logró apuntar con un marcador de su mochila en uno de sus brazos el número del engomado de seguridad pública que traía el vehículo de sus captores.

Fue así que después de que el cuerpo sin vida se localizó a la altura del kilómetro 11 de la carretera a ciudad Aldama, los policías lograron dar con el vehículo y capturaron a los asesinos, identificados como José Raymundo Quezada (recientemente liberado) y Carlos Manuel Altamirano.

“Es una burla ya lo que sucede, los gobernantes viven en una irrealidad. Están sacando asesinos. Entonces pregunto. Ellos no nos hacen caso, a la sociedad nos están dejando en medio, y dejando libres a quienes dañan a la sociedad. En mi perdida tengo luto, dolor por no tener a mi hija, pero también tengo dolor por eso que están haciendo al beneficiar a quien nos daño tanto”, manifestó.

Sobre el segundo hombre sentenciado por el crimen de su hija, Carlos Manuel Altamirano y quien permanece en la cárcel, pero está a punto también de obtener su libertad, expresó; “el último viernes de la pandemia, ese mero día iba ser la audiencia de él y gracias a Dios se suspendió, pero ya no tardan en también querer liberarlo ahora que cambió el semáforo a amarillo”, denunció.