Local

La tumba abandonada de Christopher

A cinco años de la tragedia ocurrida en Vistas de San Guillermo

Francisco López

César Lozano/El Diario

jueves, 21 mayo 2020 | 14:00

Chihuahua, Chih.- A cinco años del asesinato del niño Christopher Raymundo M., su tumba, en el panteón de San Guillermo con una sencilla plancha de cemento y una pequeña corona, se encuentra rodeada de basura.

En el lugar donde fue asesinado, en el interior de un arroyo ubicado en Vistas de San Guillermo, ya no se encuentra la cruz blanca que colocaron en su memoria; mientras que los asesinos que fueron procesados, ahora mayores de edad, cumplieron sus medidas cautelares y ya se encuentran en libertad. 

Este crimen impactó en gran medida a la opinión pública local, nacional e internacional en año 2015. Varias cadenas televisivas y de diversos medios de comunicación voltearon a ver a Chihuahua para dar cobertura a este caso que causó, hasta la fecha, mucha conmoción.

La noche del jueves 14 de mayo de 2015, Christopher, quien hubiera cumplido 11 años el pasado 2 de enero, desapareció por 42 horas, hasta que uno de los cinco menores que participó en el asesinato confesó que el cuerpo se encontraba semienterrado en un arroyo de la colonia.

Christopher fue atado de pies y manos para comenzar el juego del secuestro, y dar paso a la tortura. “Uno de los niños mayores le colocó un palo a la altura de la tráquea con el que le asfixiaron.

El niño perdió el conocimiento, aunque aún estaba vivo, según estudios que le hicieron después de muerto. Luego comenzaron a lanzarle piedras que le provocaron graves lesiones, para finalmente apuñalarlo”, explicó la Fiscalía en mayo de 2015.

El proceso de los victimarios fue hermético desde un inicio dadas las condiciones de menoría de edad. Valeria, Leticia y Jorge Eduardo recibieron condena de internamiento en un albergue de seguridad.

A David se le dictó una condena de 9 años y 6 meses en el Centro de Reinserción Social de Adolescentes infractores (Cersai) de la ciudad de Chihuahua; sin embargo, aprovechando las leyes mexicanas hacia los menores de edad, el pasado 31 de marzo finalizaron las medidas cautelares de los tres, informó Jesús Manuel Barrón Talamantes, subprocurador especializado del estado de Chihuahua en atención a niñas, niños y adolescentes.

Irving no fue procesado porque contaba con 12 años en 2015.

Un entorno que no cambia

Mientras tanto, el entorno de la colonia Vistas de San Guillermo sigue siendo hostil. Durante un recorrido se observaron muchas casas vacías y vandalizadas, pequeños sin ropa en las calles y grafitti de pandillas de adolescentes como la que formaron en 2015 Valeria, Jorge, Irvin, Jesús y Alma, quienes le arrebataron la vida.

En la actualidad la casa de Christopher se encuentra en buen estado, bien pintada y en proceso de ampliación, y al fondo de su patio, visible desde la calle Túnel y Barreno, destaca el mural de una calavera con sombrero, carrillera y balas que sostiene un gallo de pelea.

En todas las calles aledañas hay casas abandonadas que, según denuncias de vecinos, son refugio de pandilleros y personas con problemas de adicciones.

Entre el grafitti que hay en el sector, destaca una esquina en la cual plasmaron la leyenda “Mexamaf”, a través de la cual se hace alusión a la admiración que sienten muchos adolescentes por el estilo de la mafia mexicana.

En la zona casi no hay árboles que brinden sombra, ni parques en buen estado, sólo calles en las que quema el Sol; la inconclusa Basílica y el “olvido” del municipio de Aquiles Serdán hacia los pobladores.