Local

‘Lo que más impacta ya, es cómo murieron’

Devolverles la identidad a las víctimas mortales, el reto de los antropólogos

Anaís Martínez/El DIario

jueves, 03 noviembre 2022 | 10:30

Chihuahua, Chih.- A veces lo que más te impacta ya no es la muerte, sino cómo murieron. La saña y la crueldad con la que matan a las mujeres, por ejemplo, es lo que en ocasiones da más tristeza”, dice Marco Morales, perito en antropología, perteneciente al Servicio Médico Forense de la Fiscalía Zona Norte, en Ciudad Juárez.

Marco trabaja todos los días con cuerpos y según explica a El Diario, su intervención sólo se requiere cuando son personas que murieron en alguna situación violenta o donde se presume que hay un delito. ¿El objetivo? Lograr la identificación de cada uno de los muertos que entran a Semefo y entregar el cuerpo a sus familias.

Pero Marco no sólo trabaja con cadáveres completos. Huesos, una pierna, una cabeza, un torso, son algunos de las partes que han llegado hasta su área. “Yo tengo que analizar cada resto humano que llega. En ocasiones son restos oseos, fragmentos de huesos, cuerpos, porque dentro de mi trabajo me toca revisar ejecutados, degollados o desmembrados por diferentes circunstancias”, especifica.

Su jornada diaria empieza con el reporte del hallazgo de un cuerpo. Marco se prepara con su equipo técnico, uniforme, utensilios, luces, pero también con lo que él llama “una mochila emocional”.

Al llegar lugar donde realizaron el reporte, comienzan a buscar indicios, primero los que están a simple vista y después realizan un rastreo en todo el terreno.

Toman evidencia fotográfica y levantan las pruebas que pudieran ser de utilidad en la investigación, esas que dice Marco, “ayuden a devolverle la identidad al cuerpo”.

Después del trabajo de campo llegan los camilleros y personal de Servicios Médicos Forenses (Semefo), para levantar el cuerpo y otorgarle un número de folio.

“De hecho cuando llegamos a las escenas tenemos que revisar el terreno, porque -por ejemplo-, con los descuartizados, encuentras una parte y más adelante está otra… y todas son parte importantes”, describe Marco y continúa “todos los cuerpos son importantes, no son sólo un número de folio, ¿sabes?… tienen familia, tienen hermanos, tenían una vida, y eso es lo que más nos importa, regresarles la identidad que tenían en vida”.

Feminicidios y la carga emocional

“No, la muerte no me da miedo. Cuando trabajas aquí la muerte es algo común”, reflexiona el experto ante el concepto de morir. “Pero algo que sí me impacta y debo ser sincero, es en la saña y la crueldad que ejercen sobre algunas víctimas”, dice.

Marco tiene una hermana menor, por eso refiere que los casos de feminicidios representan para el un fuerte impacto. Cuando ve una mujer muerta, dice, lo que más le impacta no es que murieran, sino cómo murieron.

La saña, la crueldad, la muerte a golpes o las agresiones sexuales previas a la muerte hacen que a la muerte se le quite lo común y más si la víctima es una fémina joven.

“El caso de las mujeres es impactante, ver cómo las maltratan o las torturan… y sí, sí hay veces que las ves y dices ‘ay wey, se parece a”, Marco se detiene unos segundos y tras un pequeño suspiro continúa, “es que sí te duele, sí las ves y dices ¿Cómo le pudo pasar esto?, ¿Cómo le pudieron hacer esto?, con tanta maldad… yo tengo una hermanita menor y no sé, quizá por ella es que me duele tanto”.

Es por eso que tras tratar con varios cuerpos, con muchas víctimas, considera que sí es necesario que los agentes que trabajan en la Fiscalía reciban un tipo de apoyo psicológico.

En su caso, la responsabilidad por los análisis y la carga emocional la deja en “una mochila emocional”, una especie de bolsa imaginaria en donde guarda todo su estrés,

Vocación y servicio

Pese a que su trabajo “no es del todo bonito”, Marco asegura que poder ayudar a los muertos a volver con sus familias y que le den un entierro digno es lo que lo motiva todos los días.

Por lo que, gracias al apoyo de la Fiscalía General del Estado y de la Fiscalía Zona Norte, sigue actualizándose y acudiendo a especializaciones que le permitan desarrollar mejor su trabajo.

Para él, como para sus compañeros, contar con los mejores estudios como Antropólogo Físico no son suficientes, así que también ha realizado varias certificaciones, lo cual agradece a la FGE.

Sin embargo, nunca olvida que no debe cosificar a los cuerpos y así lleva en mente que cada cadáver es importante, cada cadáver tenía una vida, una familia y es a donde debe volver.

“Siempre, siempre, nuestro objetivo es que, sí… a lo mejor todo inicia con un reporte y un número de folio, pero lo mejor para nosotros es que ese cuerpo, esa persona no vaya a la fosa común. Es entonces, cuando se lo devuelves a la familia, cuando lo entregas para que descanse en paz, que ya terminaste una parte e tu trabajo”.