Local

‘Los dejamos en las camillas porque no hay espacios’

Paramédicos prestan sus equipos ante la falta de lugar

Juan Alanís/El Diario

Orlando Chávez/ El Diario

miércoles, 21 octubre 2020 | 10:26

Chihuahua— Paramédicos de ambulancias que llevan pacientes de Covid-19 a diferentes hospitales de la ciudad de Chihuahua han tenido que “dejar prestadas” sus camillas, para que las personas puedan estar recostadas en lo que se encuentra un lugar para que puedan ser acomodadas. 

Dicha situación, reconocieron los paramédicos, se presenta cada vez más debido a la saturación de los hospitales públicos y al repunte de los contagios de coronavirus. 

Personal de la Unidad de Rescate de Gobierno del Estado (URGE) comentó que actualmente la situación está ya al borde de superar la capacidad de las instituciones, por lo que en el Hospital Central y en el Morelos del IMSS abren nuevos espacios, pero falta personal. 

Cada día se ha convertido en toda una situación especial para el personal de las ambulancias de URGE, debido a que no saben cuántas personas deberán llevar al hospital, y en cuáles condiciones, pero lo que sí saben es que cada paciente es una posibilidad de contagios para ellos. 

Conscientes de la situación, toman todas las medidas preventivas posibles, lo que les ha permitido permanecer prácticamente sin contagios entre ellos. 

Dos de los paramédicos, que pidieron mantener el anonimato para evitar alguna sanción o reclamo de sus superiores, comentaron que las fotos en las que se ven ambulancias haciendo fila para dejar pacientes en el Hospital del IMSS son reales, además de que esto pasa en otros hospitales privados, pero en menor cantidad. 

“Eso es algo que no se puede ocultar, sólo hay que ponerse afuera del IMSS para que vean llegar las ambulancias, pero eso está igual en otros hospitales, además de que tenemos traslados de personas que agotaron la cobertura de su seguro y se los llevan al Central o el IMSS para que sigan con el tratamiento”. “Esto es de todos los días y no se ve que vaya a detenerse pronto… están tan saturados que debemos dejarles las camillas para ver si hay espacio para los pacientes que llevamos”, dijeron. 

Resaltaron que lo más triste es que parece que la gente no entiende la gravedad de la situación, porque se siguen descuidando, yendo a fiestas o reuniones, pensando que a ellos no les va a pasar. 

“Lo que puede ser una realidad, pero el problema es si contagian a otras personas a las que sí les afecta el virus y pueden morir. Lo que se tendría que estar pensando es en habilitar el Centro de Convenciones para las personas que ya están en recuperación y bajarle la carga de trabajo a los hospitales, porque el personal no puede más”, dijeron para finalizar.