Local
Yo he sufrido aun siendo regidora

Lucha ‘Chelita’ vs la discriminación

'Merecemos vivir con dignidad y seguridad y con las mismas oportunidades'

Gabriel Avila/El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

miércoles, 13 julio 2022 | 18:11

Chihuahua.- La primera regidora rarámuri en el Ayuntamiento de Chihuahua, Graciela Rojas Carrillo, manifestó la necesidad de luchar contra la discriminación y la violencia de género, principalmente a las mujeres indígenas, ya que es una problemática de antaño, que poco a poco se busca erradicar, sin embargo reconoció que es difícil cambiar mentalidades, razón por la que durante el casi un año desde que tomó protesta, ha luchado por mejores condiciones.

En entrevista para El Diario de Chihuahua, la oriunda de la comunidad de Mesa de Arturo en el municipio de Urique, “Chelita”, como le dicen de cariño, con casi 25 años, es egresada de la carrera de Ingeniería en Ecología en la Facultad de Zootecnia de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh), compartió cómo se preparado para apoyar a los diferentes grupos vulnerables, así como por los temas relacionados al medio ambiente.

No obstante, su lucha para dignificar a las etnias originarias ha sido una prioridad, ya que usualmente visita los diferentes asentamientos indígenas para conocer las problemáticas, hacer las gestiones y trabajar por la comunidad.

Reflexionó que las mujeres rarámuris son muy fuertes porque desempeñan un papel muy importante para las comunidades y asentamientos como gobernadoras, tienen mucha influencia entre la gente, pero aún falta mucho por hacer para erradicar la discriminación y violencia que padecen entre las etnias originarias de la Sierra Tarahumara y en las ciudades.

A manera personal, platicó que ya siendo regidora, en alguna ocasión tomó un taxi y el chofer a mestizo, a pesar de ser casi un adulto mayor y aparentar tener buenas intenciones, le hizo preguntas muy personales, no le creyó ser profesionista, le ofreció dinero, saldo para celular y poco a poco hacía comentarios discriminatorios que la hicieron sentir incómoda, razón por la que se bajó del transporte con mucha decencia y dignidad.

“Yo, que soy más sociable y he comenzado a relacionarme más con gente, me sentí muy incómoda, discriminada y acosada. No me imagino cómo se sentirían otras muchachas con menos experiencia, más inocentes y que sean violentadas de esa manera o peor. Yo me subí con mi vestimenta tradicional y no sé si por eso, ya tuvo una sensación de superioridad o qué le ocurría, pero siento que estas personas son un peligro para niñas rarámuris y por qué no, también para mestizas o alguna otra raza. Eso no debe ocurrir. Yo me reí en su momento, pero luego de reflexionar, me di cuente que había sido violentada”, comentó la edila capitalina.

Recordó que hace algunos días inició la campaña para la "No discriminación de las mujeres ralámuli", la cual está totalmente apoyada por el alcalde, Marco Antonio Bonilla Mendoza, que busca concientizar a la población a respetar a este grupo y fomentar la inclusión en la vida cotidiana.

Confió en estas acciones en coordinación con los Institutos Municipal  y Estatal de las Mujeres en colaboración con la red "Napawika Umuki", que trabajan para brindar capacitaciones a servidores públicos para el desarrollo de estos temas y que puedan ser difundidos ciudadanos, además de publicidad que fomenten la inclusión.

Lamentó que en pleno 2022, aún haya una cultura de discriminación entre la población para las etnias indígenas, pero también se congratuló de que cada vez más hay espacios de trabajo, estudio, superación en general, principalmente para las mujeres, quienes poco a poco rompen estereotipos y logran grandes cosas; ella es un ejemplo total, por eso en su posición actual está totalmente abierta a recibir a quien sea de su comunidad o cualquier ciudadano que busque algún tipo de apoyo u orientación.

“Merecemos vivir con dignidad y seguridad y con las mismas oportunidades. Ahora ocupo un cargo en el Ayuntamiento de Chihuahua donde se me ha abierto un espacio y oportunidad invaluable, estoy haciendo todo lo que está en mis manos por cambiar lo que se debe cambiar, pero les aseguró que seguiremos luchando hasta ser vistas y escuchadas y que la sociedad nos dé el lugar digno y de respeto que merecemos”, argumentó la representante del Partido Acción Nacional (PAN).