Local

Lucha Erika contra el cáncer de mama

Activista y ahora guerrera, saca todas sus fuerzas para vencer este padecimiento, que hasta octubre del 2022 había afectado a 678 y cobrado la vida de 212 chihuahuenses

Anaís Martínez / El Diario

domingo, 15 enero 2023 | 20:19

“Las malas noticias llegaron con el primer resultado: Sospecha de Malignidad Grado 4 de Cáncer de Mama”, recuerda Erika González, periodista, activista y ahora una luchadora que saca todas sus fuerzas para vencer el padecimiento que hasta octubre del 2022 había afectado a 678 y cobrado la vida de 212 chihuahuenses.

Su primer sospecha, narra la reportera, fue el 26 de de septiembre, fecha que recuerda bien ya que ese día pasaba por otro lamentable momento: la muerte de su hermano.

Ese día, dice, sintió ‘una bolita’ en su seno derecho, “creemos que eso la detonó, porque un día antes (de la muerte de su hermano) no había nada”.

Sin embargo, Erika traía en su mente otras preocupaciones y creyó que aquel bulto que pudo palpar, era una cuestión hormonal, “algo normal”, ya que su mamá había tenido experiencias similares en el pasado, mismas que no habían llegado a mayores. Pero en su caso, ‘la bolita’ no desapareció.

Pese al duelo y con los sentimientos a flor de piel, Erika retomó sus actividades, volvió al trabajo y ya no pudo atenderse. Afortunadamente en alguna ocasión, explica, le comentó a su hermana sobre sus sospechas y fue ella quien le agendó una revisión con el médico y le avisó: “tenemos una cita hoy en la tarde”.

Entre las festividades de Navidad y Año Nuevo le realizaron una mastografía, pero los resultados fueron todo menos un regalo. El abseso que se había detectado en el seno derecho se había extendido hasta su ganglio axilar.

“Me falló escuchar mi cuerpo y haber ido incluso en esa semana que estabamos con el duelo de mi hermano”, dice Erika y lamenta que, aunque todos los días checa que todo esté en orden, en esa única ocasión pensó que no pasaría nada.

“He ahí lo importante de no esperar ni suponer que no sea nada malo”, aconseja la periodista a quienes sientan que algo no está bien con su cuerpo.

Asegura que a veces, las ocupaciones y actividades diarias hacen que las mujeres -en la mayoría de las ocasiones- se olviden de detalles importantes que pueden afectar la salud. “Tratamos de atender todo y nos dejamos al final”, es por esto que dice que no sólo basta con la autoexploración, sino que también hay que tener responsabilidad.

“La autoexploración con responsabilidad es ir a descartar cada bulto, mancha, hundimiento, secreción o aspecto raro del pecho de inmediato y no 3 meses después cuando podría ser tarde”.

En medio de la tempestad le llegaron ángeles

Tras la confirmación del cáncer de mama siguieron más estudios y biopsias que revelaron que el padecimiento se encuentra en Grado 3. El siguiente paso son las temidas quimioterapias y quizá, le dice, se pueda operar.

Sin embargo, para Erika este momento de su vida representa más que un problema, una muestra de cariño y apoyo de quienes considera ángeles, ya que además del cansancio emocional y físico, cuando una persona se enferma se vienen encima las presiones económicas y las deudas.

“En una semana muchos ángeles me han apoyado. Con préstamos y actividades se han cubierto los gastos”, refiere contenta pues dice que gracias a ellos pudo realizarse los exámenes de diagnóstico en el Hospital CIMA, mientras que otros más fueron en el Christus Muguerza y Salud Digna.

La ayuda de su familia, amigos y colegas dice, es lo que le consiguió más rápido “una oportunidad para atenderme a tiempo”.

Es por eso que hoy, mientras Erika se encuentra librando la batalla contra el cáncer, no se olvida de quienes han estado para ella y pide a los chihuahuenses que además de cuidarse a sí mismos, también cuiden a los suyos.

“Debemos ser esa persona, hombre o mujer, latosa que presione a nuestras mujeres ya sean amigas, mamás, hermanas e hijas, para que en cuanto se detecten algo, acudan a revisarse”.