Local

Madre dejó que Rubí acompañara a hondureño por comida, y no volvió

Rondó indocumentado por cinco días casa de la familia

De la Redacción
lunes, 13 mayo 2019 | 15:00

Chihuahua.- La tarde del 10 de mayo,  Virginia -madre de Rubí Rubio Insunza– dio permiso para que la niña de 12 años acompañara al hondureño Érick Barrera cerca del parque Banderas en la colonia Punta Oriente, y ya no regresó a casa.
Tenían cinco días de conocerlo, narró el padre de la menor, Édgar Rubio. Apareció una mañana ofreciendo hacer trabajos de reparación de un ventanal, y en los siguientes días comenzó a intimar con la familia.
“Pasaba a veces a platicar, nunca antes le habíamos visto”, expresó.
Hace año y medio,  Édgar, acompañado de su esposa y sus tres hijos, emigró del puerto de Mazatlán, Sinaloa, a esta capital buscando reconstruir su vida y tener un futuro más próspero, pero la esperanza se derrumbó  la tarde del 10 de mayo, cuando al regresar del trabajo se enfrentó con la noticia de que su niña había desparecido.
“Me dijo mi esposa que el hondureño llegó.  Estuvo un rato platicando y después le preguntó que si dejaba que la niña lo acompañara a comprar comida a un parque que está ahí cerca. Ella le dijo que sí”, contó.
Para Édgar Rubio sólo dos palabras definen lo que él  y su familia han tenido que vivir en estas últimas 72 horas, angustia y tristeza, por no saber del paradero de la pequeña Brenda Rubí, desaparecida desde el pasado 10 de mayo en la colonia Punta Oriente.
 “Rubí es una niña buena, inocente, cariñosa. Le encanta jugar y no se mete con nadie”, describió  el padre.
Desde su llegada a Chihuahua la familia Rubio Insunza arribó a Punta Oriente, uno de los sectores más inseguros de la ciudad debido a la alta frecuencia de incidentes delictivos y el número creciente de casas en abandono que terminan siendo nido de delincuencia o terreno fértil para los invasores.
A una de esas viviendas abandonadas llegó a vivir este año Érick, un joven indocumentado originario de Honduras a quien hoy los familiares responsabilizan de la desaparición de la niña, ocurrida poco después de las tres de la tarde en pleno festejo del Día de las Madres.
Édgar pidió el apoyo de la comunidad para dar con el paradero de su hija: “Si alguien sabe algo, por favor llamen a las autoridades, es muy importante, estamos angustiados”, expresó.