Local

Mamá, cantante y sicóloga, en su día a día en cuarentena

Para Anna Ivette Chavira, de 29 años, la cuarentena ha sido la oportunidad para conocerse y querer aún más a las personas

El Diario

De la Redacción/El Diario

miércoles, 06 mayo 2020 | 19:32

Para Anna Ivette Chavira de 29 años, la cuarentena generada por el coronavirus (Covid- 19) ha sido una oportunidad para conocerse aún más, aprovechar el tiempo con su hijo y valorar mucho a las personas, por lo que en lugar de estresarse y desesperarse, ha encontrado la forma de pasar el tiempo, ser creativa, continuar con su arte que es el canto, la música, así como su profesión como psicóloga. 

Ella es la vocalista de “Flashback Rock Band” que amenizaba las noches en el restaurante y bar “La Sotolería” en la Calle Morelos e Independencia en el Centro de la ciudad, además de otras colaboraciones musicales, de donde obtenía sus ingresos, así como las terapias psicológicas presenciales, lo que tuvo que cesar ahora con la contingencia.

Por ejemplo, gracias a la colaboración de sus compañeros, realizaron una última transmisión en vivo de la banda, que también permitió a sus seguidores apoyar de alguna manera, por lo que están en preparación para otra presentación. 

Además, ahora también brinda terapia vía videoconferencia o por teléfono con el fin de continuar con el trabajo, tener ingresos, pero también gracias a la buena voluntad, ha realizado intercambios de servicios con otras personas para apoyarse mutuamente. 

También comenzó con los cursos de canto en línea, que son muy eficaces para quienes recién comienzan o para aquellas personas que quieren educar su voz, por lo que escuchar alguna melodía de Anna siempre es un deleite y más si enseña. 

No obstante, el aislamiento también le ayudó convivir más tiempo con su hijo, quien cumplirá años el 1 de julio y están listos para festejarlo en la playa, por lo que se espera que la pandemia no se extienda por más tiempo, ya que ninguno de los dos conoce el mar. 

Además, se ha fortalecido el vínculo entre ambos, le ayuda a sus tareas de escuela, pero comparten mucho tiempo juntos. “Ya le dimos la vuelta a todos los juegos de mesa, recetas de cocina, hacemos de todo, locuras, es mi partner de videos. 

Pero también nos hemos vuelto muy unidos. Afortunadamente, cuando nos dijeron que estaríamos en cuarentena, fui de las pocas personas que se emocionó, porque es tiempo para aprovecha a hacer cosas que no habíamos podido hacer”, platicó. 

Un aspecto importante, es que ella hace un anecdotario de la vida de su hijo desde el día que nació hasta la fecha, ya que quiere tener documentado todo, que algún día puede conocer todo lo que ella sentía por él. 

Curiosamente, esto lo ha hecho sin ser consiente que su mamá, quien hace algunos años falleció, también hizo lo mismos con ella y sus cuatro hermanos. “No podía creer que mi mamá tenía una bitácora de todos nosotros, apuntó todo. 

Es como una biografía de mi vida en 20 cuadernos. Cuando supimos que había hecho eso, todos lloramos. Yo comencé a hacerla con mi hijo sin saber que su abuela lo hizo conmigo. Ahora con más ganas quiero dedicarle el tiempo”, comentó con emoción. 

Durante este confinamiento, descubrió cómo utilizar aplicaciones y herramientas en Internet, por lo que se ha convertido en una sensación cómica en “tik-tok” al hacer muchos videos divertidos, memes de todo tipo, comentarios, frases y muchas actividades que divierten. 

Esto le permitió conocer gente para hacer colaboraciones creativas. Un proyecto de estos es hacer el guión para un cortometraje y está en puerta hacer algunos shows tipo “stand-up”, que no imaginó que todo esto podría ser posible a través de las redes sociales, además es como terapia para ella, porque ante las dificultades por el cese de actividades, también el estrés y la desesperación pueden llegar a pasar. 

En su perfil de Facebook está como Matrushka Ch, donde se puede ver mucha actividad, se puede conocer mucho sobre ella y más la diversión con la que ve la vida y se enfrenta la actual situación de pandemia del Covid-19. 

A pesar de los problemas por la cuarentena, dijo que ha sido una oportunidad para todos a idear formas diferentes de trabajar, de vender, de crear. “Que esto sirva de lección, a ser independientes, de emprender, de hacernos buenos en lo que somos, de poner nuestros propios negocios, de hacer algo y no lamentarse. 

Siempre hay oportunidad para todos, pero si hay que buscarle y tener optimismo, tener mucha espiritualidad, mucha fe”, manifestó