Local

'Me entregaron restos de la cintura para abajo diciendo que eran de mi hijo'

Tiempo después de que los recibió, fueron encontrados los pies que traían sus huaraches

Salud Ochoa/El Diario

domingo, 02 mayo 2021 | 19:40

Chihuahua, Chih.- René Muruato, padre de Ever Iván Muruato Lozoya, señala que la investigación se mantiene en el mismo punto que al principio: sin avances.

Explica que a partir de la primera entrega de restos que le hicieron en enero de 2020, en mayo de ese mismo año le hicieron una nueva entrega asegurando que correspondían a los restos de la cadera hacia abajo –incluidos los pies- del cuerpo Ever.

Hasta allí estaba de alguna manera tranquilo, sin embargo, las dudas volvieron porque en un nuevo descenso a la mina encontraron un pie que llevaba puesto el huarache de Ever mismo que su padre conocía porque tenía el faltante del par.

“Empecé a dudar porque las personas que descendieron en mayo tomaron video para poder levantar los restos y resulta que allí veo el otro huarache de mi hijo y les pregunté si ese pie correspondía al huarache y me dijeron que sí. ¿Cómo es posible que si a mí me entregaron en el C-4 los restos de un cuerpo  de la cadera hacia abajo con todo y pies diciendo que era mi hijo, cómo es que estaba ese pie allí?”

Pero además, asegura Muruato, junto a ese pie izquierdo estaba el derecho correspondiente al mismo cuerpo, por lo que los cuestionamientos sobre la verdadera identidad de los restos recibidos previamente surgieron y prevalecen aún. La autoridad no ha dado una respuesta.

“Cuando vimos los pies y el huarache nos saltó la duda porque las pruebas periciales que hicieron en el carro establecían que a mi hijo lo bajaron de la parte trasera del lado del piloto, al jalarlo habría puesto el pie izquierdo sobre el piso y el derecho se atoró en el asiento lo que terminó por jalar el huarache que se quedó bajó el asiento y que ahora yo lo tengo. Por eso reconozco el calzado y sé que ese huarache que vi en el video es el par del que yo tengo”.

Otra de las inconsistencias que las familias encuentran es la ropa que la fiscalía ha mostrado como evidencia, que resulta similar en todas las víctimas y que a pesar de que alguna de esas prendas aún tenía grasa pegada en la tela, no se han practicado pruebas de ADN a las mismas.