Local

'México debe aprender de crisis de Líbano'

El embajador de aquella nación, Sami Mneir, indicó que la situación es muy complicada

Francisco López/El Diario

Manuel Quezada/El Diario

viernes, 12 noviembre 2021 | 09:45

El embajador de Líbano en México, Sami Mneir dijo que el mundo y México mismo, debe aprender de la severa crisis económica que enfrenta este país en el Medio Oriente y para evitarla debe asegurar que no haya corrupción, se tenga transparencia, gobernanza, un buen manejo financiero público y que todos trabajen en producir para equilibrar con el consumo.

Con voz quebrada señaló en una entrevista concedida a El Diario a su llegada a la ciudad, que el Líbano enfrenta la tercera crisis económica más grande de los últimos 150 años, la cual ha llevado a que el dinero que tenía la gente en la banca fuera donado al Estado para enfrentar la situación.

El diplomático se dijo agradecido con México, con quien se tiene una relación histórica e importante en todos los ámbitos, desde lo político, económico, cultural y social.

Sami Mneir dijo que es un placer llegar a esta ciudad de Chihuahua y visitar a la comunidad libanesa, que tiene aquí unos 140 años.

El embajador dijo que el Líbano es muy complicado de entender, pero muy fácil de amar, y refirió que el mismo Papa Santo Juan Pablo II decía que este país es un mensaje para todo mundo de tolerancia y convivencia, ya que aquí viven juntos cristianos, musulmanes y judíos, sin ningún problema.

A pregunta expresa dijo que su mensaje a la comunidad libanesa es “amar México, amar Líbano y disfrutar de la situación que tienen aquí”.

Por la tarde acudió a un concierto ofrecido en el templo de San Charbel a invitación de la comunidad católica y del sacerdote Alberto Meouchi.

¿A qué obedece su visita a Chihuahua y cuál es la relación México-líbano actualmente?

“Es un placer para mi estar aquí por primera vez en Chihuahua, es un estado muy hermoso y estoy feliz de estar aquí con la invitación del padre Alberto Meouchi y el amigo Gabriel Aude. Nosotros tenemos una comunidad muy grande de origen libanesa que tiene 140 a 150 años y estoy mi feliz de realizar esta visita con ellos y disfrutar de la generosidad y belleza de este hermoso estado y convivir con los chihuahuenses. La relación entre Líbano y México es histórica y muy importante en todos los niveles y temas.

En el ámbito político, México es muy hermano y cercano al Líbano y apoya en el nivel internacional.

También se tiene una buena relación cultural y social. Desde mi cargo trabajaré para fortalecer la relación económica entre ambos países”.

A poco más de un año de la dolorosa explosión en el Puerto de Beirut, donde hubo más de 200 muertos y 6 mil 500 heridos, ¿qué se sabe hasta la fecha?, ¿qué ha sucedido después de ese suceso que sacudió al mundo?

Fue una explosión del pasado cuatro de agosto del 2020, la más importante en la historia. Luego de un silencio y rescatar su voz con un dejo de dolor, indicó que se hace una investigación importante, la cual no es local, sino mundial, porque el origen del material explosivo fue de origen extranjero.

“Ahora la zona está en reconstrucción y me causa felicidad de que la comunidad libanesa en México y los mexicanos hicieron una donación de 700 mil dólares para la reconstrucción de un hospital que fue dañado.

Esta fue una donación muy generosa de la comunidad libanesa que vive en México y también de los mexicanos, y estoy feliz de anunciar eso”.

El Líbano vive una situación económica muy complicada, tal vez la mayor crisis financiera del mundo. ¿Cómo podrán superar esta dura prueba? ¿Qué deben aprender el mundo y México, de esta crisis?

“Me da tristeza hablar de este tema porque la crisis económica de Líbano es la tercera más profunda de los últimos 150 años.

Nuestra situación es complicada, ya que se tiene un problema político y luego vino la crisis económica y financiera, así como la de salud con el Covid-19.

La situación es muy complicada y no hay una buena situación, ya que se tiene una inflación muy alta del 300 a 400 por ciento, así como una deuda pública muy alta.

En el Líbano se tiene un problema estructural económico por la deuda y las bancas libanesas están en una situación muy difícil, porque el dinero de la gente fue donado al Estado para tratar de superar la crisis.

“No puedo más”, atajó el diplomático y prefirió no seguir hablando del tema económico que enfrenta el Líbano.

¿Qué debe aprender el mundo de esta situación que enfrenta Líbano, ya que de alguna forma ustedes trabajan para salir adelante?

El mensaje es muy importante, no tener corrupción; transparencia, gobernanza, una buen manejo financiero público y que todos trabajen en producir para equilibrar con el consumo. Se debe crear económica, trabajo para la gente y disfrutar la vida que es bella.

Líbano es un país muy complicado para entender, pero muy fácil de amar”.

¿Es difícil ser un país cristiano rodeado de estados y naciones musulmanas?

“Líbano es un mosaico de religiones y cultura, es su importancia y hasta el mismo Juan Pablo II decía que era más que un país, es un mensaje para todo mundo de tolerancia y convivencia, donde viven juntos cristianos, musulmanes y judíos.

No se tiene problema alguno el tener varias religiones, el problema es más bien por tener varias estrategias políticas, es cuestión política y no religioso”.

¿A dado resultados en Líbano el liderazgo del Papa Francisco?

“No solamente es el Papa, el Vaticano es el país más hermano de Líbano y estamos esperando una pronta visita de Papa Francisco”.

¿Cómo enfrenta el país las amenazas de Hezbolá y cuál es la percepción de los libaneses de ese partido-milicia?

“Hezbolá es un partido libanés y seguro que sí tenemos un problema, porque ahorita hace un rol más grande del país y creo que un diálogo interno se puede resolver este problema interno”.

¿Qué mensaje trae a la comunidad libanesa de Chihuahua?

“Decirles que estoy muy feliz de estar aquí y mi mensaje es amar México, amar Líbano y disfrutar de la situación que tienen aquí, procurar consumir productos libaneses.

También les pediré que viajen a el Líbano para disfrutar del país y es muy importante reclamar la nacionalidad la cual puede hacerse con la ley actual que los reconoce como tal a todos los emigrantes con ascendencia libanesa. Mi mensaje, es no olviden a el Líbano y que lo tengan en su mente y corazón, siempre”.