Local

Miles están sin refugio en plena crisis sanitaria

Chihuahua es un paso obligado de la población en movilidad que busca la frontera

Francisco López

César Lozano / El Diario

jueves, 23 abril 2020 | 15:00

Chihuahua.- El pasado 17 de abril el Instituto Nacional de Migración (INAMI) decidió liberar a más de 2 mil migrantes que se encontraban detenidos en las estaciones migratorias, incluidas cuatro de Chihuahua; esta medida se tomó a partir de un amparo que interpusieron 40 organizaciones de la sociedad civil, sin embargo, ahora esta población migrante, más los deportados y las personas en situación de movilidad que siguen llenado al país y al estado, se encuentran sin techo y con limitada asistencia en albergues por la crisis del Covid-19. 

De las 65 personas migrantes que se encontraban en las cuatro estaciones migratorias del estado hasta el 21 de marzo, a la fecha sólo quedan 22, de acuerdo a un reporte del INAMI, a través del cual se informa que también que a nivel nacional sólo se quedaron 812 de los 3 mil 086 que se encontraban bajo su resguardo, en espera de regresar a sus países de origen. 

Esta situación obedece a la resolución del amparo 426/2020 que interpusieron las organizaciones ante el Juzgado de Distrito en materia Administrativa de la Ciudad de México, que fue resuelto de manera inmediata y por medio del cual se liberaron a las personas detenidas en las estaciones, sin embargo, ante el cierre de las casas y albergues para migrantes, esta población de miles de personas que en gran parte pasa o se establece de manera temporal en Chihuahua, ahora tiene que dormir en la calle. 

Jorge Pérez, director de la casa 1 de 7 Migrando, una de las organizaciones promoventes, dijo que el amparo iba en el sentido de cancelar las detenciones, ya que al interior no se garantizaba el derecho a la salud en medio de la crisis sanitaria, sin embargo, las autoridades sólo acataron la resolución en el sentido de abrir las puertas a quienes se encontraban detenidos en las estaciones, y por querer hacer un bien, a fin de cuentas esto resultó contraproducente, pues muchos migrantes ahora se encuentran sin techo. 

Linda Flores, directora de la Casa de Migrantes San Agustín, comentó que durante el último mes hay una presencia constante de migrantes y repatriados que carecen de un lugar donde albergarse y que por causa de la contingencia la Casa se dividió en un área para personas que necesitan guardar la cuarentena y donde hasta el momento, han hospedado a familias de Ecuador y Perú que fueron deportados y se encontraban en regiones de Estados Unidos donde hay alta incidencia de casos de Covid-19.