Local

Misión de Guadalupe: 358 años de historia

A lo largo de muchos años representó un alto en el camino para comer y descansar en el largo viaje hasta las tierras de Nuevo México

El Diario

Alejandro Piñón/El Diario

sábado, 21 marzo 2020 | 16:48

Con una antigüedad de 358 años, el templo Misión de Guadalupe, que a principios del año 1692 fue usado como un centro de población español, representó un alto en el camino para comer y descansar en el largo viaje hasta las tierras de Nuevo México. 

Paso del Norte, hoy Ciudad Juárez, era el punto más alejado en el norte de la Nueva Vizcaya, de manera que este sitio fue designado para realizar la construcción de este centro ceremonial, a donde trajeron los misioneros la influencia árabe para de esta forma comenzar a construir bajo ese método de arquitectura de tierra la Misión de Guadalupe. 

Con información proporcionada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, se dio a conocer que para la construcción de este templo se necesitó de adobe, y el espesor de sus muros puede apreciarse en los vanos de la puerta principal y puertas laterales. 

Estas puertas se complementan con un simple pórtico y ventanas conocidas como ojo de buey. Fue años antes al 1662 que con el apoyo de diez familias de Indios cristianos, Fray García de San Francisco, acompañado de Fray Juan de Salazar, construyó un oratorio provisional de ramas y barro y un monasterio con raíces y paja entre los indios Mansos, en el entonces Paso del Norte, y de esta forma lograr que en 1662 quedara inaugurado con el bautizo de 100 nativos. 

Finalmente, se menciona que al centro el templo tiene un altar de piedra bajo el cual descansan los restos de los primeros pobladores. El coro está hecho de madera y el soporte son dos elegantes columnas de madera coronadas majestuosamente. 

La puerta de entrada al coro permanece sellada por protección, pero puede admirarse el trabajo en las puertas, porque son las originales. Asimismo se menciona que en la cabeza del altar está un panel con la imagen de la Virgen de Guadalupe en un nicho finamente tallado de madera y vidrio.