Local

Mostró Covid lo mejor y lo peor de las personas

Nos enfrentamos al virus en medio de carencias; no teníamos equipo, medicamentos, insumos ni respiradores. Este año lo resumo en cinco años de trabajo: Arturo Jáuregui

Juan Alanís/El Diario

Salud Ochoa/El Diario

domingo, 21 marzo 2021 | 17:30

Chihuahua, Chih.- En septiembre de 2019 un organismo ligado a la Organización Mundial de la Salud anunciaba “el mundo está en peligro” y esa publicación no la conoció mucha gente. Con el paso de las semanas, a finales de noviembre apareció el Covid y 3 meses después China informó sobre la existencia de las “neumonías atípicas”. Allí nació todo.

En septiembre de 2020 el mismo organismo volvió a publicar y decía “estamos en aprietos, el mundo está en desorden”.

El médico Arturo Jáuregui Cruz, quien además de ser especialista en Medicina Inter e infectología es investigador principal de escala mundial para estudios de investigación y desarrollo de nuevos antibióticos, señala que la pandemia puso en evidencia a todos como seres humanos. Sacó lo mejor y lo peor de cada uno.

“La pandemia nos ha enseñado que no tiene límites, que no reconoce cultura, color, país, no respeta grupo de edad y afecta a miles de personas. Es una situación inédita que ha vivido el mundo y  nosotros lo hemos vivido de manera personal, profesional y familiar”, dice el galeno y que la contingencia se anunció con meses de anticipación pero pocos atendieron la advertencia y finalmente llegó tomando por sorpresa a todos.

 “Se anunciaba que iba a llegar y llegó. Fue un cambio brusco, intenso; un cambio muy importante en la vida de muchas personas. Vivimos un momento inédito en la vida de la humanidad generado por una de las partículas más pequeñas que existen como es un virus. Esto nos ha enseñado lo vulnerables y frágiles que somos. Es una enfermedad que rompe todo paradigma, no estábamos preparados para una situación como esta. Ni los países más poderosos tenían la suficiente capacidad para hacer frente a esta situación y se han pagado consecuencias terribles para la humanidad”.

De acuerdo con el entrevistado, la pandemia ha puesto a los gobiernos y países a tratar de reflexionar sobre los impactos en los ámbitos de salud, social, económico, político pero más allá de eso está el impacto personal del estrés, el miedo, la sobrevivencia y la necesidad de salir adelante.

“Nos enfrentamos al principio a una situación de desconocimiento pero con el paso del tiempo fuimos conociendo cada vez más y más. Desafortunadamente se tardaron algunos meses en salir las evidencias. Nos dimos cuenta que estábamos ante virus nuevo, más agresivo, que no teníamos conocimiento, que era una enfermedad que pasaba por una forma abrupta, rápida pero también lo inconsistente de esta porque había escenarios muy tranquilos y otros muy graves con una rápida evolución. Tuvimos que implementar pruebas para poder identificarlo rápido, la biología molecular y

la genética médica nos ayudó mucho”.

Luego de 57 mil 266 contagios y 5 mil 568 muertes registradas en el estado –según el reporte oficial de este sábado 20 de marzo- la pandemia, dice Jáuregui Moreno, tiene una historia ya, vive un presente pero quizá la pregunta más importante es ¿Qué viene para el futuro?

“Esta pandemia todavía no ha escrito su historia, está en proceso. Hay más de 300 países afectados en el mundo, la enfermedad es nueva, fresca, apenas tiene un año y meses y sin embargo la comunidad médica se ha forjado, se ha aplicado y ha hecho su tarea porque las comunidades científicas han trabajado intensamente en esto.

Todavía existen cosas que faltan por conocer, tiene diversas manifestaciones, diversas presentaciones, expresiones, tiene consecuencias y ahora podemos saber que es una enfermedad que sigue un curso, sabemos cuáles son las etapas y también que es impredecible porque a veces no sabes para dónde va. No sabes por qué a algunos les pega más fuerte, por qué algunos tienen síntomas y otros no, qué pasa con aquellos que cursaron con la infección y no tuvieron ni siquiera la necesidad de visitar a un médico. Pero también qué pasa con aquellos pacientes que tienen ciertos factores de riesgo y que los hace evolucionar a formas más graves. Para esas preguntas solo habrá una respuesta científica, mediante investigación y estudio podremos responder las interrogantes”, apunta.