Local

Nada detiene su producción

A pesar de la baja en ventas por la pandemia esta industria sigue en pie

Silvestre Juárez/El Diario

Francisco Córdova/El Diario

domingo, 28 junio 2020 | 20:49

Chihuahua.- La bebida característica del estado de Chihuahua, el Sotol, sigue con su producción, cien porciento tradicional, a pesar de la pandemia de coronavirus. 

La destiladora y distribuidora Coyamito que sigue procesos tradicionales para la preparación de esta bebida es una de las primeras en Chihuahua que innovó en la realización de sotol saborizado y que incluyen distintos ingredientes, y aunque sus ventas disminuyeron durante esta crisis, actualmente siguen trabajando hasta las seis de la tarde en el kilómetro 22.5 de la carretera a Aldama. 

La sotolera Marilú Bejarano, detalló que a pesar de las restricciones de horario de venta de alcohol que continúan incluso para ellos, han mantenido el trabajo en sus instalaciones, a donde llegan las cabezas de la planta del sotol desde Coyame, pero también se mantienen en estas tierras áridas de los linderos entre Chihuahua y Aldama. 

El procedimiento, que se realiza tradicionalmente desde 1970, inicia con el “tumbado” y la pelada de la cabeza desde que se arranca de las tierras chihuahuenses.

 Víctor Molina, elaborador del sotol utiliza su hacha para limpiar la cabeza, sin embargo nada se desperdicia, pues Bejarano detalló que estas hojas son usadas por rarámuris para crear variedad de artesanías. 

Posteriormente se coce la cabeza depositándola en un hoyo al que se coloca piedra volcánica y se cubre con palma y tierra añadiéndole agua. Luego de tres días se descubre y se lleva a la majada o molienda y posteriormente a las pilas de fermentación, donde dependiendo del clima dura desde cinco hasta once días. 

Tras la fermentación se procede a llevar el fermentado a los alambiques desde donde sale el producto final, el sotol listo para su envasado y posterior venta. 

Este procedimiento se realiza de esta forma desde el año de 1970, cuando Nieves Mendoza funda su propia vinata, una de las primeras en ser registradas, no obstante el inició de su trayecto en el mundo de la preparación del Sotol empieza desde 1934, cuando de joven empieza a aprender sobre los procedimientos más tradicionales. 

Sotol Coyamito recibe decenas de personas extranjeras, sobre todo de Estados Unidos que se llevan sus botellas hacia aquel país de paso por Chihuahua como una parada obligada detallaron los dependientes. 

Sin embargo el Covid que afectó a decenas de giros a nivel mundial sin ser Chihuahua la excepción redujo por unos meses este flujo de clientes, mientras que la reducción de horarios también ha sido un motivo para que las ventas se vieran reducidas, confesó Bejarano. 

Con todo ello este producto cien por ciento chihuahuense sigue produciéndose como antaño, siendo la bebida característica del estado. 

Por lo que los sotoleros hicieron la invitación a acudir a la citada dirección con el fin de adquirir un producto local y de un sabor característico.