Local

'No debieron haber despedido al doctor'

Cuestionan médicos y enfermeras que haya sido separado en plena pandemia

Jorge Ibarra/ El Diario

Orlando Chávez/ El Diario

miércoles, 03 junio 2020 | 10:26

Chihuahua.- “No debieron haber despedido al doctor cuando se está en medio de una pandemia, ya que se afecta el servicio a los pacientes”, dijo ayer Elvira Quiñónez, presidente de la asociación de médicos y enfermeras Meeech, en relación a la separación de José Ángel Salayandía Valenzuela de la Secretaría de Salud. 

La dirigente de Médicos, Enfermeros y Empleados del Estado de Chihuahua (Meeech), explicó que “resulta ilegal haberlo despedido por pedir insumos de calidad para proteger al personal médico de contagios de Covid-19”. 

gregó que si el despido del médico, quien tenía 15 años en la dependencia estatal, ocurrió el 22 de abril, significa que fue un día después de que inició la fase tres de la contingencia generada por el coronavirus.

Enfatizó en que en dicha etapa cada profesional de Salud se convierte en una parte clave del esquema de atención, por lo que no se puede prescindir de sus servicios. “Pero este criterio se aplica desde la fase uno, precisó”. 

Añadió que si se trata de una persona que laboraba en un centro de Salud debe tener el mismo trato en lo que respecta a su relación laboral, que el personal en un hospital Covid, ya que se considera que toda instalación médica puede recibir a un paciente con el virus. 

“Fuese lo que fuese cualquier lugar es riesgo ya que no sabemos quién es positivo, y quien no los es, son área de consulta externa donde los pacientes crónicos van a revisiones y por fármacos”, declaró. 

Sobre el señalamiento del doctor despedido en el sentido de que se debió a que se quejó por la mala calidad de los insumos médicos que les dieron para atender a los pacientes, Quiñónez mencionó que no sería el primer caso de que una persona es despedida de manera injustificada, ya que es una estrategia dentro de la dependencia para mantener el control del personal. 

Mencionó que al interior de la dependencia se ha convertido en una práctica habitual que las personas que se quejan o que no expresan alguna inconformidad pierdan su trabajo. 

Refirió que esto es algo que se ha dado desde antes de la situación generada por el Covid-19, “ya que hay casos que tienen más de tres años en lo que un empleado pierde su trabajo sin que haya una justificación, o si no los pueden despedir los cambian de áreas o presionan laboralmente”, dijo. 

“Lamentablemente los casos de despidos los encuentras en todas las áreas, por eso la gente tiene miedo de decir algo, porque ven que los pueden despedir”, concluyó. 

ochavez@diarioch.com.mx