Local
Mercado de Ávalos

'No es de nadie y es de todos'

Realizaron solicitud para que fuera declarado patrimonio cultural municipal pero no recibieron respuesta

Silvestre Juárez/El Diario

De la Redacción

miércoles, 07 abril 2021 | 21:20

Chihuahua.- El mercado Ávalos, que vivió su esplendor durante la llegada de la fundidora que lleva el mismo nombre, ahora da su último suspiro, pues tras 75 años desde su fundación este lugar ha sido olvidado por las autoridades, comprado por un banco mientras que sus locatarios esperan el día que lleguen a desalojarlos, lamentando que se haya ignorado el valor histórico de este recinto.

Si bien este mercado cuenta apenas con algunos siete locales, algunos datan desde hace décadas como la Peluquería Rizo de Oro, del peluquero Agustín Carrillo, hay una papelería, un negocio de minisúper, así como una mueblería y una pequeña fondita, entre otros.

Actualmente es poca la gente que acude al sitio, y son en su mayoría vecinos de Ávalos que ya conocen este lugar por su tradición.

El mercado se vino abajo desde el cierre de la fundidora, con lo que en este 2021 y tras la abatida del cierre por la pandemia casi ha quedado en ruinas, pues la última vez que las autoridades voltearon a verlo fue en la administración anterior cuando se inauguraron a un costado las Ferias se Santa Rita.

La frase “no es de nadie y es de todos”, a la que se alude, según explicaron locatarios, se debe a que el sitio fue adquirido por el banco Banorte, por lo que actualmente no hay un dueño, mientras que ellos no pagan ninguna renta, pero poco a poco la decadencia y la desorganización se hacen notar.

Según explicaron algunos de los entrevistados una mueblería ya se ha adueñado de varios locales donde acomodan sus productos, que también están en medio de los pasillos. Mientras tanto señalan que el que quiere llegar e instalarse puede hacerlo libremente, sin embargo ante la decadencia son pocas las personas que se interesan por el mercado.

Así pues el mercado Ávalos, luce ya desgastado y desorganizado, dejando de lado el esplendor y la algarabía de estos espacios que muchos de sus locatarios recuerdan con nostalgia, pues algunos también fueron vecinos de la colonia y son descendientes de trabajadores de esta fundidora. A pesar de que los comerciantes han querido hacer un esfuerzo por su preservación.

“Yo hice una solicitud en la administración de Borruel, para que por medio del Cabildo se nombrara patrimonio cultural municipal, pero jamás me contestaron”, comentó Andrés Manuel Díaz, dependiente.

Asimismo señalaron que si bien este mercado era parte de un fideicomiso, el banco ya es dueño del sitio, con lo que dijeron que están listos para que en cualquier momento que les pidan retirarse deberán hacerlo, lamentaron, pues se perdería su valor histórico.